¡Nunca dejarán de sorprenderme! Cuando hoy por la mañana he comprobado que un hombre conduciendo una moto y haciendo una "tumbada" sin casco era portada de un conocido periódico deportivo y fotografía de otros muchos periódicos en sus crónicas deportivas (confirmando mi sorpresa del día anterior cuando vi las imágenes en todos los telediarios) he comprendido porqué mucha gente conduce motos sin casco y coches sin cinturón de seguridad, ¿no es evidente?; no está mal y además es mucho más cómodo. Si lo hace Alonso, Montoya, Raikkonen o Trulli ¿por qué no lo puedo hacer yo?

Debo entender que como ellos son profesionales del motor y se ganan la vida conduciendo no es peligroso que ellos lo hagan y yo sí, aunque tenga una moto desde hace casi 10 años (y sepa que es una locura andar sin casco) y ellos sean pilotos de coches. A lo mejor es que en circuito cerrado y si van despacio (ja, ja, ja) no hay que ponérselo, ¿verdad?, o quizá es que al reconocer por primera vez un circuito que tiene el asfalto muy sucio tampoco es necesario, aunque las personas que conducimos motos sepamos que una de las cosas más peligrosas que te puedes encontrar sea el polvo, la gravilla, etc., etc. Pero en realidad lo que más me sorprende es que en el circo del motor posiblemente el distintivo por excelencia de un piloto sea el casco, con lo cual esta situación me parece mucho más inexplicable a no ser que se desprecie la peligrosidad real de los vehículos de dos ruedas, porque ellos conducen coches a 300 km/h.

Por desgracia yo no soy piloto de Fórmula 1 y no sé si ellos están al margen de cumplir la ley, pero pensé que sí tenían sentido común y que ese era el motivo principal de los sistemas de seguridad de los vehículos, aunque visto lo visto, debo llevar equivocado mucho tiempo. Más o menos el que llevo poniéndome el casco por mi seguridad.

Víctor Sainz del Río - Pontevedra