Un agricultor se acerca al cuartel de la Benemérita en Roquetas del Mar para presentar una denuncia y sale con los pies por delante. A partir de ahora habrá que andar con cautela a la hora de poner una denuncia, no vaya a ser que moleste a la autoridad competente y te haga un traje de madera, nunca mejor dicho.

Habrá que investigar qué cosa iba a denunciar y qué tipo de relación tenía con sus verdugos, porque otro nombre no tienen.

Estoy comprobando que en este país se va a por el desvalido, a por el débil y a los que hacen y practican maldad se les protege. ¿Por qué? ¿De qué lado esta la ley? En principio hay que proteger al desvalido, a damas en apuros, a los ancianos y a los niños. Pero esto se está convirtiendo en un mercadeo, donde lo que interesa es el resultado final de caja. La investigación tiene que llegar hasta sus últimas consecuencias y no tapar como se hace siempre, porque al final todos somos los más perjudicados.

¡Viva la Guardia Civil!

José Luis García Domínguez - Vigo