Opinión | Mira Vigo

La penúltima cena

La penúltima cena.

La penúltima cena.

Llevan 25 años reuniéndose, un cuarto de siglo fieles a memorias comunes. Hay de todo entre ellos, aunque abundan exfutbolistas del Porriño industrial y empleados de banca, pero todos tienen a Porriño como referencia básica. Nos atrevemos con sus nombres. De pie, de izda. a dcha., Poli, Suso Silva, Emilio, Manuel Alberto, Marcelo, Manolo, Miguel y Carrero.; agachados, Julio, Carlos, Mariano, Modesto y Juan. Es su penúltima cena, porque nunca quieren hacer la última.

La marcha triunfal: Con la Venia se despide mañana pero no para siempre

¡Ya se oyen los claros clarines! Como una marcha triunfal hago saber a las gentes de buena fe, gozadoras de la música y del baile que este jueves el juvenil grupo de aguerridos setentones Con la Venia dará el último concierto de la temporada en el Sinatra de la calle Fermín Penzol. Se van, pero esta formación de abogados, bodegueros y otras vainas volverán en septiembre a este local de tanta memoria para el Vigo clandestino, en su tiempo ocupado por el Telmo’s. Palabra de Juan Pérez, Manolo, Vilches, Josito Araújo, José María Fonseca, Chano, Criado del Rey, Serafín Fernández y Javier Álvarez-Blázquez, que mañana esperan veros a los fieles devotos para cantaros Eva María se fue buscando el sol en la playa y los briosos temas que sea menester. Cierto que sus entusiastas habituales son gente con tanta historia como canas, pero podemos citar ya otros fans jóvenes (más que ellos) que se acercan a gozar de su música y prueba de ello es que mañana, si nada se tuerce, vendrán de A Pendella y A Campa, en Folgoso de Caurel, a recibir la bendición sonora de este grupo que comenzó en 1981 en O Cerne de Deboura y lleva por tanto 43 años con igual ánimo y con la amistad por bandera.

Todo un mar de bandas y corales

El ser humano es antes de nada musical y a través de los tiempos se ha manifestado a través del canto para expresar emociones, hacer más fuertes los vínculos de la comunidad… De modo parecido, las bandas de música constituyen una magnífica muestra de la cultura que surge de la base, de las mismas entrañas del pueblo. Por eso tanta audiencia despiertan los programas del Concello de Vigo “Vigo, un mar de bandas” y “Vigo, un mar de corales”. Empezaron ya con los conciertos corales y durante el verano las de Acopovi ofrecerán conciertos en los que mostrarán lo mejor de su repertorio. Por su parte, las bandas de música de Vigo inician su actividad en diferentes barrios de la ciudad, para, a partir del 26 de julio, ofrecer grandes conciertos en la plaza de la Princesa. Lleno seguro. Las ciudades son organismos vivos y tienen su alma propia, y las corales y las bandas contribuyen a ella.

Vigo pierde a Emilio del Río

Empecé con alegría y acabo con dolor. No sé si siempre hay un turno de marcha que hay que aceptar, pero, sea como sea, hemos sentido como una gran pérdida la de Emilio del Río. Por muy diversas razones mantuve lazos de afecto e incluso aprendizaje con este emprendedor de olívico abolengo y fina ironía. Recuerdo especialmente cuando de su jubiloso retiro valmiñorano vino a esta ciudad que tan bien conocía por sus adentros y en la que tanto se había significado como fundador de Ecovigo y luminoso comunicador de seducciones, blandiendo su libro sobre golf para pasmarme con sus teorías; o cuando quedamos en un discreto restaurante para charlar sobre la vida, los padres y los hijos. ¡Cuánto sabía de cosas que yo no imaginaba y no solo de comunicación publicitaria o de golf, o de música! Vigo pierde a uno de sus vigías y muchos a un admirado amigo.