Opinión | Mira Vigo

Los encuentros de la Dante

Participantes del 4º encuentro literario de la Asociación Dante Comité de Vigo, dedicado a Andrea Camilleri y Domingo Villar

Participantes del 4º encuentro literario de la Asociación Dante Comité de Vigo, dedicado a Andrea Camilleri y Domingo Villar / Marta G. Brea

Muestra la foto de Marta G. Brea el feliz encuentro de quienes, desde el escenario, participaron en el cuarto de esos Encuentros entre literaturas que organiza el Comité de Vigo de la Asociación Dante Alighieri, en la Escuela de Idiomas, dedicado esta vez a Andrea Camilleri por la italiana y Domingo Villar por la galaico-española. Músicos, profesores, la presidenta Daniela Sarraino, Alfonso Villar (hermano de Domingo)... El ensabanado occiso forma parte del decorado entre novelistas de misterio. De alto nivel en fondo y forma, de diálogo y de escenificación, presentados como espectáculos dinámicos con intervalos musicales de jazz, y que dirige Paolo Andreoni. Magníficos los cuatro encuentros ya vividos.

De cómo el Conde de Calheiros fue académico de la gallega de gastronomía

Del mismo modo que no se puede equiparar cocina a gastronomía, sería un dislate mayúsculo igualar al Conde Francisco de Calheiros con un viticultor, aunque sepamos que en su Pazo de Calheiros está la poesía embotellada, que decía Stevenson. Al conde le acaba de nombrar académico correspondiente la Academia Gallega de Gastronomía que preside Paco García-Bobadilla. Porque el noble portugués abarca en su personalidad todo aquello que según la misma afecta al corpus gastronómico, del que la cocina no es más que un apéndice. La gastronomía empieza en la tierra y en el mar y explora la historia, la geografía, los ingredientes, las tradiciones y los aspectos culturales de la comida. Francisco de Calheiros, hombre cordial, amable, gran anfitrión, patriota de lo suyo, que se enorgullece de que en su escudo de armas familiar esté la Cruz de Santiago y el bastón de peregrino, resume en su biografía todo eso. Parecería un ser tocado por la Providencia para conseguir un solo fin: amar la gastronomía portuguesa. ¿Y cómo no cualificar con su presencia nuestra Academia Gallega dado su amor y vinculación con Galicia? Mucho antes que Galicia desarrolló el turismo rural (de habitaçao) en su país y, de igual modo que te enseña sus viñas o te agasaja en un convite popular, porque sabe que la pedantería empequeñece, puedes verle como promotor de Solares de Portugal, una red de alojamientos de turismo rural en edificios patrimoniales o promocionando el Camino Portugués a Santiago. Gastronomía no es la tortilla de patata o el vinho verde. Lo sabe.

José Enrique Pereira, cadeira Berbés

De los seis nuevos ingresados en la Academia Galega de Gastronomía hablo de los tres que conozco y otro de ellos es José Enrique Pereira Molares, presidente del Grupo Pereira, que se sentó en esa “cadeira O Berbés” tan afín a su persona, porque el Berbés es la quintaesencia biográfica de su empresa. Hombre que conserva la virtud de la sencillez, a pesar del engreimiento al que podría llevarle el emporio pesquero que representa, tan solo hace unos días me manifestaba sus dudas sobre su merecimiento como académico. ¿Cómo tal duda en un empresario tan cumplidor con la idea de la gastronomía que, navegando allende los mares, cubre todas las áreas de la cadena alimentaria, captura, elaboración, comercialización y distribución? ¿Cómo no en quien añade a su labor empresarial otra de divulgación cultural con unos premios que potencian las recetas del mar?

Y Pati Blanco, cadeira Rosalía

Si a Francisco de Calheiros le podríamos asignar la gastronomía de la tierra y a José Enrique Pereira la del mar a Pati Blanco le vendría al pelo en su “cadeira Rosalía de Castro” la de la comunicación gastronómica. Periodista aunque su labor se centrara en las RR PP, poeta y pronto empresario hostelero con un proyecto singular, Pati tiene en la radio un interesante programa de divulgación cuyo protagonismo lo tiene esa vertiente de la gastronomía que es la restauración, las cocinas y sus intimidades. Es hombre afable, extrovertido, comunicador nato letraherido por la poesía y ahora académico.