Vaya: lo que decía avecilla que iba a pasar cuando la campaña electoral entrase en el sprint final, que el número de rumores, tóxicos o no, se iba a multiplicar por mucho, ahí está: bingo. Cierto que dentro de la toxicidad hay grados, e incluso algunas cosas que parecen poco probables al final ocurren. Pero hay que andar con los cien ojos de Argos, como decía un colega de los viejos tiempos, para no meter la gamba. De ahí que el pájaro haya decidido ser prudente. ¿Eh?

Un ejemplo es eso que cuentan acerca de un pacto en una lista de izquierda en una de las siete grandes ciudades gallegas. Consistiría –el acuerdo– en que el actual alcalde aceptaría que hacia la mitad de la legislatura un hombre más joven, que conoce el Concello muy bien y se ha forjado en altas instituciones, le releve y pase a la silla gestatoria. Avecilla se sabe quiénes son y la city concreta, pero quedó escrito: opta por la prudencia. Uyuyuy...

Los que están que se salen son los pachistas. Que han dejado de ser parroquiales y ascendido a interprovinciales. El cosmos del ex/mandatario del PSdeG/PSOE. En su día, el petrucio intentó articular el centro, algo de lo que saben mucho en Ourense, donde nacieron los Centristas de Galicia, luego tuvo fuelle Coalición Galega y hasta el centro izquierda, con el PNG hizo sus pinitos antes de sucumbir por falta de fondo físico y también de fondos financieros. ¿No?

(Anacleto, que como tantos otros tiene un pasado de cuando la democracia costaba cara: después fue de UCD, rama progre, que la hubo y bastante más seria de lo que ahora presumen algunos, se trae de los alrededores de la ermita de San Caetano la convicción de que ya hay maquis PPost/listas municipales –lo forman algunos que querían ir y no fueron y los que estaban pero ya no...– que esperan el resultado la night del. 28 al 29 próximos. Con mucho rencor. Aviso...