Cuatro Cosas

Avecilla, que lo oyó, supone que algo de tomate habrá en estas fechas preelectorales, aunque lo de “pre”, si bien aún no se pide directamente el voto, no se lo cree nadie. Se refiere, el pajarillo, a lo que dijo O Noso Presidente acerca de las quejas de la Xunta hacia la política del Gobierno: “se está acabando la paciencia”. Y no le falta razón: los plazos en torno a casi todo lo que se refiere a Galicia son clásicos –ad calendas graecas–, pero aún así mandan caralho. ¿O no...?

Dijo más, vuecencia. Añadió que en su entrevista con el presidente del Gobierno aseguró que sería el primero en alabar un cambio de actitud “hacia lo gallego” y en aplaudir las decisiones concretas que tanto necesita esta tierra, pero que, como es público y notorio, a la hora de la verdad la respuesta fue tácita. O sea, como dicen los ingleses más escépticos, ni flowers. Por eso se dejó escrito que es probable que haya tomate. Dialéctico, faltaría plus. ¿Eh...?

(Anacleto, que también siguió la conversa, encontró al jefe del ejecutivo autonómico “consciente pero optimista” de lo importantes que son los resultados de los idus de mayo, sobre todo después de los relativos fallos registrados en las dos ocasiones locales anteriores. El agente comparte que, aunque son las que son, el “Efecto Efe” y el desgaste de parte del rojerío, hará su papel. Incluso al sur. Yes...)

Hablando de O Noso Ex, fue tajante al expresar su convencimiento de que quieren atacarlo desde Ferraz y sucursales retrasando todo lo que Galicia precisa para que parezca que la gestión albertina fue “nefasta, pero eso “hay pocos” –ni los hooligans– “que lo crean”. En todo caso, el PPdeG, “tan unido como siempre”, apoya la candidatura de su presidente nacional “desde los hechos y su eficacia en la gestión”, y además “todos a una, y no como otros”. ¿Capisci...?

Suscríbete para seguir leyendo