Como desgraciadamente ya nos esperábamos, la Comisión Europea acaba de anunciar que va a llevar adelante esa absurda prohibición de pesca en ciertas áreas incumpliendo lo dispuesto en el Protocolo de Subsidiariedad y Proporcionalidad, que exige que las medidas sean proporcionadas y que antes de adoptarlas se lleve a cabo un estudio y a ser posible mediante evaluaciones cuantitativas. Pero para añadir “insulto a la injuria” que dirían los ingleses, dicha medida no solo no cumple los objetivos para la Política Pesquera Común establecidos con meridiana claridad en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en su artículo 39, sino que va absolutamente en contra de todos y cada de uno de ellos e incumple lo dispuesto en ese mismo artículo sobre el modo de aplicación de las medidas. Manifiesta el Comisario (al parecer) que está cumpliendo un mandato ¿Mandato de quién? será el de grupos de gamberros incontrolados, pero bien organizados y financiados que se dedican a llenar impunemente los caladeros de pesca de las rocas. Y cuestiono lo del mandato porque no creo que ni el Partido Popular Europeo, ni el Socialista Europeo los mayoritarios en la Eurocámara hayan llevado ese disparate en sus programas electorales.

Pero para mayor escarnio cabe democráticamente demandarse si el Comisario ha tenido sentido de la oportunidad al proponer esa media. ¿No se dan cuenta en el período que estamos? Hay una guerra en curso que está propiciando un escenario económico en la Unión Europea que no es el más propicio para adoptar medidas como esta. Pero… ¡Vamos a ver! ¿Nadie se da cuenta de que tenemos un desabastecimiento de productos agrícolas que está poniendo en serio riesgo las explotaciones de carne, leche y huevos? ¿Nadie se da cuenta de que esta medida va a causar desabastecimiento de productos pesqueros, que son substitutivos de otros productos alimentarios en crisis? ¿Nadie se da cuenta de que la Unión Europea sufre una inflación de caballo y que todo desabastecimiento de productos básicos para la alimentación va a contribuir a incrementarla? ¿Nadie se da cuenta de que la medida va a generar desempleo en una época donde el desempleo está creciendo? ¿Nadie en la Comisión recuerda que uno de los objetivos de la Unión Europea entre otros, está el mantener un nivel elevado de empleo? ¿Nadie en la Comisión se da cuenta que esta medida genera euroescepticismo en un momento donde precisamente hace falta más Europa que nunca?

A la vista de todo esto, todo ciudadano europeo tiene el derecho y el deber de preguntarse de si parte de la Comisión está en manos razonables. Tenemos que reflexionar sobre la marcha atrás que estamos dando en la Unión Europea con motivo de políticas ultra ecologistas que ahora han de modificarse, declarando el gas y la energía nuclear como energías verdes. Pero volviendo al tema que nos ocupa el resultado al desabastecimiento por restricciones a la flota europea, es que habrá que importar más pescado de otros países que, como China, no solo no restringen su producción, sino que están aumentando su actividad pesquera en todo el mundo, de nuevo, contribuyendo así de manera eficaz a un desequilibrio en la balanza de pagos de la Unión Europea. Muchos otros países asiáticos se estarán frotando las manos y con razón.

Los británicos que son muy ingeniosos en ciertas expresiones, para describir a alguien que lleva un despiste fenomenal, dice que está en “Cloud Cuckooland” o sea más o menos “en las nubes de cuculandia”. Dicho sea con todo el respeto pero asistido del derecho de ciudadano europeo y profundamente europeísta y en uso del derecho fundamental a la libertad de expresión, me pregunto … ¿están DGMARE y el Comisario en las nubes de cuculandia? ¡Pues que bajen!