Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Catálogo de temporada

La “clase media trabajadora”, invento de Albert Rivera que será público-objetivo en el tramo fin de mandato de Sánchez, suena bien pero es equívoco. ¿Queda incluida la clase obrera de toda la vida? Hay que pensar que sí, aunque con riesgo de exclusión. ¿Por qué no hablar, como se hacía desde el boom del sector servicios, de “clases trabajadoras”? La razón es clara: puesto que lo que mejor caracteriza a las clases medias es la voluntad ascensional, “clase trabajadora” no mola nada. ¿Está incluida la clase media alta, esa a la que dirige sus mayores desvelos Isabel Ayuso? Aunque cabría pensar que no, tampoco será porque no trabaje, pues los habitantes de ese nicho social suelen echar muchas horas. Así que por vía sociológica la expresión no dice nada. ¿Y por la ideológica? Puesto que la ideología comercial es la que hoy manda en todo, habrá que ir por vía catálogo.

Compartir el artículo

stats