Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

África González

Evolución de la pandemia COVID

Tras más de dos años con el coronavirus SARS-CoV-2, conviene realizar una reflexión sobre lo que hemos aprendido de este patógeno, en qué situación estamos y qué futuro nos puede deparar

Planta de Povisa con pacientes COVID, en una imagen de archivo. Marta G. Brea

Ya todos conocemos al virus más contagioso hasta ahora conocido (superior incluso al sarampión), así como sus variantes más preocupantes: alfa, beta, gamma, delta, ómicron. Se desarrollaron en un tiempo récord métodos de diagnóstico rápidos y fiables, la PCR y el test de antígenos. Se probaron inicialmente todo tipo de terapias ya conocidas, se fueron descartando las no válidas o con poca evidencia científica; se desarrollaron nuevos antivirales, algunos de ellos ya aprobados. Pero el gran salto cualitativo han sido las vacunas. En los países industrializados, la pandemia ha sido claramente un antes y un después de la llegada de las vacunas. Hemos pasado de estar viviendo una verdadera pesadilla, con hospitales colapsados, UCIs saturadas y fallecimientos diarios sobre todo de nuestros mayores, a una situación mucho más controlada, con contagios más leves, mejor control de la enfermedad y muchos menos fallecimientos. Los datos en España indican que la situación está equilibrada, con un riesgo medio de hospitalización del 5% en personas mayores de 59 años y una incidencia de contagios que va bajando lentamente.

¿Y ahora qué? Surgen dudas de si será posible erradicarlo, si vendrán variantes más virulentas, si tendremos que seguir vacunándonos, y de cuándo acabará todo esto. Por otra parte, algunas personas han quedado con secuelas, entre ellas el COVID persistente.

Parece que este virus ya se quedará entre nosotros, al igual que lo hicieron otros coronavirus, pero conforme nuestro sistema inmunitario ya lo ha visto, la memoria inmunitaria que se induce, hará que la enfermedad que produzca sea en general más leve. Otros coronavirus suelen producir infecciones cada cierto tiempo, con síntomas parecidos a un catarro. Por ahora las variantes que van circulando son más contagiosas, pero no han mostrado mayor letalidad en general, aunque podrían escapar de la inmunidad inducida por las vacunas, y esto requeriría desarrollar vacunas más específicas frente a las variantes circulantes.

“Lo que no se sabe aún es cuánto durará la memoria inmunitaria, y puede ser variable de unas personas a otras”

decoration

Hay datos positivos de los estudios científicos. Las vacunas inducen buena respuesta, e incluso niños que no fueron vacunados, pero se expusieron al virus, desarrollaron inmunidad con memoria, por lo que, si se exponen de nuevo, responderán de forma más rápida y eficaz. Lo que no se sabe aún es cuánto durará la memoria inmunitaria, y puede ser variable de unas personas a otras. Las reinfecciones por la misma variante suelen ser raras, pero es posible infectarse de varias (primero delta y luego ómicron, por ejemplo). Con algunas infecciones de otros coronavirus, se siguen detectando células de memoria varias décadas después. Esto reforzaría la idea de que no sería necesaria una revacunación a la población general, ya que nuestra inmunidad adquirida por las vacunas, por la infección o por ambas, sería suficiente.

La ciencia dará pistas de qué es lo que ocurre en los pacientes con COVID persistente, y ya se han dado los primeros pasos con creación de unidades para su estudio. Especial cuidado habrá que tener con las personas mayores y vulnerables, ya que en su caso la infección puede ser más grave. En este aspecto habría que diseñar estudios de combinación de vacunas para ver si se incrementa su eficacia, desarrollar vacunas multi-variantes y que induzcan una potente y más duradera respuesta inmunitaria en las personas mayores (tal vez empleando más cantidad y/o con sustancias adyuvantes que potencien la respuesta), y no solamente la repetición de dosis.

Como siempre, la Ciencia será nuestra aliada en esta y posibles futuras pandemias.

*Autora del libro INMUNO POWER: Conoce y fortalece tus defensas. Catedrática de Inmunología, CINBIO, Universidad de Vigo

Compartir el artículo

stats