Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Carlos Herrero

¡Al cuerno!

El descuento temporal del combustible

Acaban de dar vuelta y media al tratado de Schengen vigilando el control de las gasolineras a los no residentes en España, lo que nos faltaba.

Llega el verano y las empresas petroleras no se conforman con despistar precios del combustible moviendo los dígitos de los pilares que anuncian el litro/euro con la volatilidad del índice VIX.

Este indicador financiero americano es con el que se suele apretar la parte inferior de la coxis en permanente alerta, incluso al introducir la gasolina en el depósito, no vaya a ser que durante el repostaje te la suban, así está el mercado.

Ahora van y nos cuelan que debemos presentar una declaración jurada de no turista, de lo contrario nos tratarán de guiris y el volátil descuento volará.

Es conveniente llevar junto a la pegata ambientalista del salpicadero la bandera de España, y si acaso al alto la lleva la canción de “¡Yo soy español, español, español…!”. Vaya tela.

Que nos dejen vivir y repostar sin sobresaltos. Los pensadores alfanuméricos que anuncian sus torticeras intenciones en los pilares de las estaciones llevan meses empeñados en meternos el número dos por salva sea la parte. Solo falta que nos sellen la frente.

Es igual que nos den un tique explicativo en caja del número dos, euros litro. Nos los marcaron a fuego lento, así la neocorteza o parte racional frena pensamientos ancestrales por los que mandaríamos al cuerno a los responsables de tanto contubernio. Antes se meaba en una especie de cuerno, de ahí la invitación.

A la pregunta en la estación de servicio:

–¿Tiene usted residencia en España?

La respuesta es:

–Y un cuerno. Lleno por favor.

Compartir el artículo

stats