Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luces en el camino

La fábrica de Citroën en Vigo se inauguró en febrero de 1958, en la calle Montero Ríos. En seguida, comienzo de los 60, se trasladó a la ubicación actual justo enfrente del campo de fútbol donde juega el Celta. Desde 1992 la calle que hay delante de la fábrica se llama Avenida André Citroën.

“La Citroën” es actualmente una de las factorías más productiva del sector en España. A lo largo de estos 64 años de vida ha fabricado 37 modelos diferentes, la mayoría de Citroën pero en los últimos años también de Peugeot, Opel. La mayoría de estos modelos han sido fabricados con motores de combustión, como en el resto de las factorías españolas. Sin embargo, todo empezó a cambiar en julio de 2021 cuando comenzó la fabricación de la versión eléctrica del Berlingo, un modelo que ha superado en años de fabricación, 26, al mítico 2CV que durante 25 años se fabricó en la factoría viguesa para toda España.

Este paso hacia la fabricación de vehículos eléctricos en la planta gallega fue una gran noticia que supuso un importante espaldarazo para las capacidades de la industria automovilística gallega, aunque también convendría no perder de vista que Vigo no tendrá la exclusiva de la fabricación de furgonetas eléctricas de Citroën ya que Stellantis ha anunciado una inversión de 117 millones en la fábrica británica de Ellesmere Port para producir las mismas furgonetas eléctricas fabricadas en Vigo.

Esta noticia junto a los problemas de suministros de chips, la subida del impuesto de matriculación, la crisis económica derivada de estratosféricas tasas de inflación y las incertidumbres derivadas de la indefinición sobre la instalación de una fábrica de baterías en Galicia, está provocando una cierta sensación de pesimismo que no se recordaba desde la crisis de 2008 o en plena pandemia durante el 2020. Las cifras de matriculaciones en el mes de abril tampoco han contribuido a rebajar la preocupación, cerrando uno de los peores cuatrimestres desde los últimos años de la crisis económica. En concreto, las matriculaciones de turismos y todoterrenos registran en España una fuerte caída en abril respecto del mismo mes de 2019, con un descenso de las ventas del 34,2%, hasta las 78.595 unidades. El acumulado del año registra una caída del 39,3%, hasta las 264.655 unidades, respecto del mismo periodo de hace dos años.

Pero todo no iba a ser dudas, temores o incertidumbres. Es precisamente el segmento del vehículo electrificado el que nos está mostrando luces en el camino por dos motivos principalmente.

En primer lugar, las ventas de este tipo de vehículos han logrado un aumento del 35,4% en el mes de abril, hasta alcanzar las 6.608 unidades matriculadas, que representa el 8% del total del mercado en el mes. Para el acumulado del año, se suman 25.706 matriculaciones, siendo una de cada 10 de las ventas totales. Y si este es el panorama a nivel nacional, en Galicia el panorama es aún mejor ya que el mes de abril ha cerrado con un liderazgo del vehículo electrificado frente al de combustión. Este dato histórico de ventas de coches electrificados en Galicia puede tener que ver con motivos que todos intuimos: bonificaciones fiscales en la compra, facilidades en cuanto a aparcamientos y circulación por Zonas de Bajas Emisiones, menor coste de mantenimiento, o el alza de los precios de los carburantes fósiles pueden ser algunas de ellas. También conviene que tomemos el dato con alegría pero con prudencia, porque no es lo mismo un vehículo eléctrico que un vehículo electrificado. Un vehículo electrificado incluye no solo a los eléctricos puros y a los híbridos enchufables sino también a aquellos que tienen un motor de combustión pero pueden utilizar un motor eléctrico, para ciertas funciones menores del vehículo, por muy pequeño que sea, son los llamados microhíbridos.

En segundo lugar, y no menos importante, recientemente hemos conocido la decisión de Stellantis de presentar dos proyectos al PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado, siendo uno de ellos el Proyecto ARIES, Automoción Reciclable, Inteligente, Eléctrica y Sostenible, y que supondrá una inversión de 43 millones de euros en la planta de Vigo.

En definitiva, los datos de ventas de vehículos electrificados en Galicia, sumando eléctricos puros e híbridos, y la inclusión de la planta viguesa en los planes de inversión de la multinacional Stellantis, indican un vuelco histórico que con prudencia nos llena de esperanza. Mientras continúen los incentivos económicos y fiscales, se extienda la red de recarga rápida interurbana, y los precios de ventas entre electrificados y de combustión continúen estrechándose, todo serán buenas noticias. Pero la mejor de todas será, sin duda, cuando el principal motivo del sorpasso sea la mayor y más consolidada conciencia medioambiental de los ciudadanos en materia de movilidad sostenible que les hará repensar las decisiones a la hora de optar por un vehículo de combustión, híbrido o eléctrico puro. Solo entonces no habrá vuelta atrás.

Compartir el artículo

stats