Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Núñez

Hablar con personajes históricos a través de los museos

Este Día Internacional de los Museos es una jornada para descubrir el amplio patrimonio histórico y cultural de nuestro entorno metropolitano y del mundo, pero también para recordar que los museos abiertos al servicio de la sociedad, son ejes culturales de descubrimientos que tienen el poder de transformar el mundo. Los museos nos enseñan nuestro pasado y abren las mentes a nuevas ideas para construir un futuro mejor. Incluso nos dicen que hay maravillas arquitectónicas para el turismo, como el Museo del Futuro en Dubái, que se empeña en diseñar soluciones para el futuro de la humanidad.

Sin querer pasar la línea roja de aquellos mercados museísticos, queremos explorar el potencial de nuestras instituciones para provocar cambios a través de la educación y la sostenibilidad, así como dar empuje a la innovación y acceso a las nuevas tecnologías; incluso mediante la inteligencia artificial que permitiría comunicarnos con nuestros ancestros y promover la interacción entre visitantes y los personajes de obras expuestas en museos. Dentro de los planes estratégicos de la Universidade de Vigo hay líneas de investigación futura que son auténticos retos de primera magnitud mundial para los próximos años. El futuro de nuestro patrimonio cultural está detrás de la tradición. Los restos museísticos y las huellas que dejaron aquellos artistas prehistóricos y posteriores, continúan transmitiendo muchos mensajes a los artistas contemporáneos. ¿Podremos dar un paseo en el tiempo, acompañados por la Ciencia, para visualizar todas las obras de arte de la metrópoli viguesa o el desarrollo de ciertos acontecimientos históricos?

La nueva cultura museística que hoy festejamos abandonó la vieja indolencia expositiva, en donde la mayoría de los museos parecían cementerios enciclopédicos por su falta de actividad. En la actualidad los museos investigan, además de conservar el patrimonio material e inmaterial de la sociedad; aunque la mayoría todavía debe asumir y liderar el cambio formativo como instituciones de estudio y educación basadas en metodologías activas.

Las ciudades con identidad propia tienen museos con alma y memoria. Quizás hoy no sería posible que más de 5.500 valores de la colección artística heredada de la rica colección Caixanova, cuyos fondos artísticos tuvieron su origen gracias a los beneficios del ahorro de miles de vigueses y viguesas, volaron por extraños pasadizos para otras pinacotecas del Norte de Galicia. Vigo nunca comprendió aquel extraño trasiego de bienes culturales que siempre han pertenecido a la sociedad viguesa, y que el lugar natural para su disfrute popular hubieran sido los museos de esta Ciudad.

En general los museos reconocen los nuevos modelos de consumo cultural, reafirmando todo su valor patrimonial y creativo para la construcción de un futuro justo y sostenible. Por eso abogamos por la transformación de la oferta museística de calidad, como motor de recuperación e innovación social, porque cada museo es una institución permanente al servicio de la sociedad, cuya función pública es investigar, adquirir, conservar y difundir sus bienes culturales.

*Miembro del Instituto de Estudios Vigueses

Compartir el artículo

stats