Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

La pandemia silenciada

Frente a la pandemia ha habido sucesivas estrategias expresas y claras (decretos, protocolos, acuerdos) bajo las que se intuyen otras ocultas que han ido midiendo los estragos para la salud y la vida y los estragos para la economía, buscando un punto de equilibrio. Tal vez no haya podido ser de otro modo. Ahora bien, justo con la COVID atenuada y bajo una estrategia de minimizarla todavía más (la “gripecita”, o ni eso) podría caerse en un enorme error, que afectaría a la vez a la salud pública y al derecho a la información. Pruebas que no se hacen si los síntomas no son claros (¿cuándo lo han sido?), viciando la contabilización, bajas que se deniegan, facilitando contagios al ser incontrolable el uso de mascarilla, opacidad informativa que impide que cada uno evalúe el riesgo que corre, etcétera. Una comisión parlamentaria sobre tan grave asunto es mucho más urgente que la de Pegasus.

Compartir el artículo

stats