Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Sánchez de Dios.

Crónica Política

Javier Sánchez de Dios

El (otro) modelo

Expuesto con el mayor de los respetos, hay que confiar en que la reedición del modelo reivindicativo de las tres patronales del Nor/Noroeste peninsular –Galicia, Asturias y Cantabria– tenga más suerte que en tiempo pasado. Lo merecen las organizaciones por su insistencia en asuntos claves para todos y lo necesita la consecución de sus reivindicaciones, entre las que destaca, por supuesto, el proyecto del Corredor Atlántico de mercancías. Que incluye la conexión de sus puertos con la red ferroviaria modernizada, algo que acercará al mercado internacional los productos con origen en esas comunidades a la vez que abrirá más y mejores pasillos de comunicación por mar con Iberoamérica, donde gallegos, asturianos y cántabros están presentes.

La alianza patronal tiene prácticamente el mismo esquema de trabajo que el utilizado cuando los gobiernos respectivos también decidieron unir esfuerzos, aunque esta vez el modelo será distinto: el empresariado tomará la batuta en vez de los políticos, y eso significa una incógnita de resultados, aunque con la ventaja de que hasta ahora el anterior no había proporcionado los resultados esperados. Y se habla del cambio de modelo no solo por el relevo en el primer plano, sino porque, seguramente, en futuras posibles estrategias conjuntas cambiará el papel de Galicia, toda vez que el hasta ahora presidente Feijóo pasa a la máxima responsabilidad del PP y por tanto su enfoque tendrá que reformularse.

A partir de estas consideraciones iniciales, tampoco estorbará una reflexión acerca de la auténtica efectividad de la fórmula. Hasta ahora, y como queda dicho, no puede afirmarse –al menos desde la opinión personal– que el sistema de alianzas multicolores e intergubernamentales hayan sido precisamente un éxito: el Corredor Atlántico parece no haber avanzado ni en proyecto ni en fechas. Tampoco las reivindicaciones de la zona noroeste han tenido respuesta conjunta –ni individual– a una demanda tripartita y. si se apura el argumento, ni las respaldadas por los gobiernos, aunque en ese trío dos son presididos o apoyados por el PSOE, que comanda, en coalición con Podemos, el Ejecutivo central.

A partir de esa observación, parece razonable que se aborde la previsión de otro modelo, un grupo de presión articulado desde otros sectores diferentes a los políticos, como parece ser este que se ha publicado en FARO. Es cierto que la mera presencia de la patronal parece demasiado poco –siempre dicho desde el respeto–, pero una segunda lectura quizá haga cambiar de opinión a quien tal considere: con los Fondos Europeos a la vista, lo que supone una inyección financiera considerable, la presencia patronal adquiere una importancia que sin ellos hasta el momento no tenía al menos en esa dimensión.

Ahora jugará a favor de este trío de organizaciones empresariales la necesidad que el Gobierno central tiene de eliminar cualquier duda que pudiera haber acerca de la neutralidad y objetividad de sus decisiones a la hora de repartir aquellos Fondos. Y con ellos, dinamizar los efectos que se esperan del Corredor Atlántico; siempre y cuando su ejecución no se prolongue como hasta ahora parece que ocurrirá, porque entonces ni la Santa Alianza que venció a los turcos en Lepanto podría levantar lo que sería un “muerto”, para desgracia de toda España.

Compartir el artículo

stats