Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto González-Garcés Santiso

Ángeles Alvariño y el Día de la Mujer en la Ciencia

Naciones Unidas adoptó en 2015 los llamados “Objetivos de Desarrollo Sostenible” como un llamamiento universal para poner fin a la pobreza, proteger el planeta e intentar que para 2030 todas las personas disfruten de paz y prosperidad. Uno de los objetivos se enunció como “Igualdad de género”. Y en este contexto, reconociendo que las mujeres y las niñas desempeñan un papel fundamental en las comunidades científicas y tecnológicas y que su participación debería reforzarse, en 2016 decidió declarar el 11 de febrero de cada año como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

La oceanógrafa Ángeles Alvariño. / FdV

Naciones Unidas invita a que todos sus estados miembros celebren ese día de la manera apropiada, en particular a través de actividades de educación y sensibilización. Con tal motivo, el Ministerio de Ciencia e Innovación organiza muchos y diversos actos y actividades en toda España. Pero también otros ministerios, instituciones (por ejemplo, el Centro Oceanográfico de Vigo organiza 30 charlas en colegios de Vigo y su área) y persona individuales, como yo mismo, se suman a este día internacional.

Quizá la celebración que más me haya llamado la atención sea la que organiza la Embajada de España en Austria debido a que visualiza como referencia para este día internacional a Ángeles Alvariño.

Ángeles Alvariño, “oceanógrafa y zoóloga española”, tal como bien la define la Embajada de España en Austria, es cada vez más conocida en Galicia y España tanto por sus trabajos de investigación marina como, sobre todo, por la repercusión mediática de muchas de las actividades del buque de investigación marina del Instituto Español de Oceanografía, con base en Vigo, que lleva su nombre.

"Aunque la presencia de mujeres en la ciencia es casi paritaria con respecto a los hombres, su visibilidad sigue siendo menor"

decoration

Pero no todas las mujeres científicas, a pesar de la enorme calidad de sus trabajos, han tenido el éxito y consideración que alcanzó Ángeles Alvariño. Muchas se sienten discriminadas, o menos valoradas, por ser mujeres. Incluso Ángeles Alvariño se quejaba amargamente al considerar que en un país científicamente tan avanzado como los Estados Unidos no se le trataba administrativamente de la misma manera que a los investigadores hombres.

En España, aunque la presencia de mujeres en la investigación y la ciencia es cada vez mayor, y es ya casi paritaria con respecto a los hombres, su visibilidad sigue siendo menor. Por ejemplo, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología ha publicado recientemente un estudio en el que revela que aunque el 48% de la producción científica española en la “Web of Science” tiene entre sus firmantes a alguna mujer, solamente un 20% de las investigadoras lideran las publicaciones.

En España hay que potenciar y mejorar la ciencia. Y dentro de esta mejora general, tan necesaria, hay que potenciar la presencia y visibilidad de las mujeres en el mundo científico. Aprovechemos la celebración de este Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia para avanzar en este sentido.

*Instituto de Estudios Vigueses

Compartir el artículo

stats