Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ceferino de Blas.

Nos han quitado Viajar

En los viejos televisores aparecía siempre la carta de ajuste, que es una señal de prueba que se emite en ausencia de programación para mantener activa la emisión.

Actualmente la carta de ajuste ha desaparecido del lenguaje cotidiano, y ha quedado relegada al arcano de los objetos poco útiles, pero en la práctica sigue presente.

Son muchos los espectadores que utilizan algún programa de televisión de fondo como carta de ajuste, que siempre permanece activo, al que se atiende cuando emite un espacio que interesa y se abandona cuando llega el momento de ver otros: un informativo, el capítulo de una serie, una película, un documental o un partido de fútbol. Si es del Celta, por supuesto.

Cuando la televisión no ofrece algo que acapare el interés, y es en multitud de ocasiones, aunque se esté abonado a varios canales de pago –Movistar, Neflix, HBO, Disney–, los que utilizan esa práctica colocan su carta de ajuste que puede ser un programa de cocina, de música o deportes.

"Su desaparición ha puesto a sus seguidores más adictos con necesidad de acudir a una clínica de desintoxicación televisiva"

decoration

Muchos sintonizaban Viajar, en pasado, porque ha desaparecido de la programación. ¡Nos lo han quitado!

A finales del año pasado, Movistar colocó unos cuantos mensajes en los que advertía que Viajar no volvería a ser emitido. Muchos ni nos percatamos, porque eran mensajes escritos que no parecían tener importancia. Pero, gran error. El pasado 1 de enero el canal finalizó sus emisiones, y dejó a muchos asiduos descontrolados. Su desaparición ha puesto a la mayoría de los seguidores nostálgicos y a los más adictos con necesidad de acudir a una clínica de desintoxicación televisiva.

Como alternativa recomiendan trasladarse a National Geographic. Pero ni National Geographic ni Odisea, que se asemejan algo por los contenidos a algunos de los espacios de Viajar, son el canal que actuaba como fondo de pantalla ni mucho menos.

Era el complemento perfecto de los grandes viajeros para recordar y repasar aquellas ciudades, lugares y escenarios de cualquier parte del mundo que habían visitado una o más veces. Pero también para los que no viajaron, y querrían hacerlo, porque les ofrecía la oportunidad de ver y conocer paisajes y sociedades a los que no habían tenido ocasión de llegar.

Cada espectador tendría sus programas y presentadores favoritos, pero ¿quién de los habituales del Canal no echará en falta las correrías de Michael Portillo, pertrechado con su guía turística “Appleton” del siglo XIX, recorriendo en tren toda Europa, América y Asia?

Ataviado con unos colores inconfundibles, y dispuesto a someterse a cualquier variedad local, desde una cabriola al experimento que se le presentase, para demostrar a los espectadores cómo era lo que tenía entre manos, este político británico de ascendencia española, con unos conocimientos monumentales y gran capacidad para explicar didácticamente el pasado y la actualidad de los escenarios que visitaba, lograba entusiasmar a sus seguidores.

Sus programas eran más amenos, ilustrativos y divertidos que la mayoría de los que se ofrecen en otros canales. No cansaba y siempre estaba ahí, porque sus capítulos se reponían constantemente.

"¡Con la cantidad de programas pésimos que existen y siguen en cartelera, y van a quitarnos el que nos gustaba!"

decoration

Con diferente atractivo, otras series de Viajar, desde las estepas mongalas a escenarios de la fauna africana, espacios gastronómicos o recorridos originales por todo el orbe, completaban un conjunto que servía de carta de ajuste o como centro de atención cuando se deseaba ver un capítulo concreto, para repasar porque se había estado allí o para aprender porque nunca se pierde la esperanza de viajar y ver algo que apetece.

Por desgracia, nos han quitado de la programación Viajar, que puestos a clasificar con una nota del 1 al 10, quien suscribe le pone un 10 rotundo. Nadie ha aclarado porqué ha sido eliminado de la programación, si por razones económicas, de audiencia, desacuerdo entre empresas u otras motivaciones. No se sabe si la empresa propietaria del canal, Fox Life, decidió cerrarlo o no llegó a un acuerdo de mantener la emisión con Movistar. Los seguidores tenemos derecho a que nos den una explicación después de tantos años de ser asiduos a Viajar, cuya suscripción pagábamos con gusto. ¡Con la cantidad de programas pésimos que existen y siguen en cartelera, y van a quitarnos el que nos gustaba!

Compartir el artículo

stats