Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna LIBRE

Soñando con un gran Marín

Una vez más cuento el diálogo que tenía mi abuelo conmigo, porque a la edad de 7 u 8 anos no tienes razonamiento para opinar, pero prestaba atención a lo que él, con orgullo de ser un buen marinense, me contaba. “Cando Marín tiña de alcalde a Ezequiel Massoni eu era concelleiro e fixemos o edificio do Concello, a Praza de Abastos, o lavadoiro do Souto, o cal foi unha obra moi social porque as pobres mulleres tiñan que lavar a roupa de xeonllos no río Lameira. tamén fixemos estes xardíns. Fixémolos un pouco máis altos para que se mirase mellor o mar e a ría”.

Esto me lo decía cuando estábamos en las escaleras frente a la parada del bus. pero la industrialización del puerto devoró las vistas a la ría, cosa normal porque el empleo no entiende de romanticismos. aunque llegará el día en el que se contará con un lugar para el almacenaje de mercancías o contenedores y se pondrá en valor la frase del arquitecto Portela que decía: “hay que recordar que detrás de un puerto está un pueblo”.

“Por qué destruir el hermoso parque Eguren con zona recreativa y deportiva para los alumnos de los colegios Inmaculada y el parque infantil? En el espacio cuadrado del centro tienen proyectado hacer una pista de patinaje, claro está que una vez terminado el parking subterráneo habrá que volver a construirlo no ya con los frondosos árboles que allí hay. ¿Por qué no construir el aparcamiento subterráneo en el aparcamiento actual del Puerto? Habría más espacio en el que se puedan hacer mejores entradas y salidas, aparte de que no se destruye nada, porque en aquella superficie solo hay asfalto y en el gran espacio de la superficie que queda se pueden hacer grandes eventos, tanto culturales como deportivos, más aún con la proyectada piscina de agua salada. Todo esto con el bonito paseo marítimo que nos ha quedado.

Mi amigo Juan sigue soñando con barcos llenos de turistas entrando por nuestra hermosa ría sorteando la isla de Ons y adentrándose en ella verían las hermosas playas a ambos lados y al llegar al fondo de la ría, la coqueta isla de Tambo a la izquierda y a la derecha ese bonito paseo que penetra en el mar y en este extremo un hermoso edificio. Sería algo parecido al Palacio de la Ópera de Sidney, pero lo que dicen es que va a ser un pequeño bar, que no sé cuanta clientela tendrá, porque para muestra, tenemos el otro bar, que no está tan lejos.

Compartir el artículo

stats