Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Si no entiendes a tu adversario ya has perdido

Cuesta trabajo decir algo bueno de Putin y tampoco lo haré, pero sin tratar de entenderlo no iremos muy lejos. Probemos con su última tropelía, la ilegalización de grupos que mantienen la memoria de los crímenes del estalinismo. Es algo deplorable, claro, pero no se debe olvidar que el periodo comunista elevó a la URSS al rango de superpotencia mundial (en aspectos como el militar aún lo es), y quien gobernó el régimen con mano férrea durante casi la mitad del periodo, incluida su parte más dura (la de la Gran Guerra Patria) fue José Stalin. Cuando Occidente equiparó los crímenes de Stalin (su aliado en la 2.ª Guerra) con los de Hitler no solo simplificó en exceso las cosas, sino que debió de hacer que no pocos rusos se sintieran golpeados por la criminalización (justa) de Stalin, realizada por quienes de no ser por él hubieran acabado siendo vasallos de Hitler.

Compartir el artículo

stats