Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés.

Al azar

Matías Vallés

Djokovic, Garzón, Almeida, Macron

El tenista serbio encabeza la lista de las satanizaciones de 2022

Será el año de las polémicas personalizadas, con nombre propio. Por orden bélico y decibélico, Djokovic encabeza la lista de las satanizaciones estrenadas en 2022. Los mismos que abominan del campeón serbio por militar con los antivacunas, reclamarían el Nobel de Medicina para el tenista si exigiera la vacunación, pese a que su sabiduría científica sería la misma en ambos casos y no demasiado reseñable. La maldición se extiende al juez que ha fallado a su favor, y que engrosa la estirpe de los corruptos magistrados belgas que amparan a Puigdemont y Valtònyc. Dado que el tenista saca fuerzas de sus bravuconadas, es más temible hoy que antes del encierro.

Cada vez que un escritor le recrimine que no lea a otro escritor, replíquele que “gracias por el consejo, lo leeré en vez de leerte a ti”. La literatura es una transacción comercial, algo que no ignora el número decreciente de personas que compran libros. Por eso mismo, no hace falta degustar a Almudena Grandes para destacar que el alcalde Almeida ha coronado el disputado título del político más torpe de España, agravando su disparate a cada declaración. Sin embargo, el asombro ante el ridículo de un personaje acomplejado por Díaz Ayuso no obliga a tragarse la canonización. Es lamentable observar a la izquierda comunista reclamando títulos burgueses de hija predilecta, o a Rita Maestre asegurando que la novelista fallecida es “indiscutible”, la nueva religión de los hijos de Podemos. En su único rasgo de lucidez, el alcalde de Madrid equiparó a la escritora con Chus Lampreave, qué hacemos al respecto.

Garzón ha dicho la verdad estricta sobre las macrogranjas, si no fuera ministro. Como miembro del Gobierno, no le corresponde efectuar observaciones, sino ofrecer soluciones. Le ataca la misma derecha que presume de haber pagado y degustado estas Navidades carne selecta de animales sacrificados en libertad. Puesto a actuar como ariete, el irrelevante titular de Consumo estaría mejor multando a Airbnb que cargando genéricamente contra los filetes. En la última polémica personalizada, Macron niega la ciudadanía a millones de franceses que pagan sus impuestos y, por tanto, sus vacunas.

Compartir el artículo

stats