Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto González-Garcés Santiso

Elías Querejeta y "Viridiana"

Estos días varias cadenas de televisión están reponiendo la película Viridiana, de Luis Buñuel. Esto me hizo recordar que esta película la produjo Elías Querejeta Gárate (1934-2013), que fue un importantísimo productor de cine español. Ente otras, produjo Los lunes al sol, rodada en Vigo. Su hija Gracia Querejeta es una excelente y muy conocida directora de cine.

Cuando era muy joven, Elías Querejeta fue jugador de la Real Sociedad de San Sebastián durante 6 temporadas, entre 1952 y 1958. Era delantero y jugó su primer partido en Primera División con 18 años. Dejó el futbol a los 24.

Al poco tiempo, 1959 o 1960, fundó una productora cinematográfica, Laponia, en la que participaron económicamente varios de los jugadores de la Real Sociedad.

En 1961 Buñuel se lanzó a hacer la película Viridiana. La produjeron dos productoras españolas, Uninci y Films 59, y un productor mexicano, Gustavo Alatriste. Laponia participó como socio integrante de Uninci (Unión Industrial Cinematográfica, SA).

Los actores protagonistas de Viridiana fueron Silvia Pinal, Francisco Rabal y Fernando Rey. Pero en la película participaron varios de los más importantes actores españoles de la época. Como curiosidades se pueden mencionar, entre otras, que Viridiana fue la primera película en la que participó Teresa Rabal, con nueve años, con un papel de bastante relevancia, y que la protagonista, Silvia Pinal, fue una actriz mexicana de gran éxito en su país y posteriormente diputada federal y senadora del PRI (Partido Revolucionario Institucional).

Viridiana tuvo un enorme éxito y consiguió, nada menos, que la Palma de Oro de Cannes ex aequo con la película francesa Une aussi longue absence.

Pero el Vaticano, a través su periódico “L’Osservatore Romano”, criticó duramente la película por, entre otras cosas, su “impiedad y blasfemia”. En especial por la irreverente, pero divertida, parodia de la última cena. Por ello, la película fue prohibida en España e Italia y tuvo problemas en otros países europeos. En España no se pudo estrenar hasta 1977 y hasta 1982 el Tribunal Supremo no la reconoció como película española.

En consecuencia, las productoras españolas de la película, Uninci y Films 59, se arruinaron y Laponia y Elías Querejeta, con ellas.

Sin embargo, el productor mexicano, Gustavo Alatriste, marido de Silvia Pinal en aquel momento, no tuvo problemas y ganó bastante dinero al poder distribuir y proyectar la película tanto en México como en otros países americanos.

No deja de ser curioso que una película que gana una Palma de Oro de Cannes arruine a sus productoras.

Compartir el artículo

stats