Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

La gran reserva al otro lado del muro

Cabría pensar que en el futuro la gran reserva de misterio, y por tanto de libertad, estará en el pasado que haya quedado libre de la memoria de las redes. Lo sucedido a partir de la llegada de internet está en un gran almacén, donde hay personas, hechos, sucesos, información falsa y cierta, interpretaciones y opiniones, etcétera, pero detrás de los muros de ese almacén la información va desapareciendo, hasta quedar solo alguna vieja fotografía de hemeroteca, aparte de lo que ya decían los libros. Así que, igual que al levantar Roma el Muro de Adriano dejó fuera a los salvajes pictos, el muro de internet deja atrás un pasado en el que cabe proseguir una exploración inacabable por un vasto territorio libre de la devastación de la mentira o la verdad masivas y, sobre todo, del penoso gorjeo del opinante en red en tiempo real. Con media vida fuera de las redes se siente uno más libre.

Compartir el artículo

stats