Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Cultos al animal divino

La tumba del perro Yumper, un mestizo más bien pequeño, cabeza afable tirando a osito y amigo de sus amigos, se encuentra en un discreto jardín junto al porche de quienes ni siquiera eran sus dueños, pues Yumper elegía a sus afines. Tras darle profana y digna sepultura, esos afines decidieron honrar su memoria con una fundación en defensa de los valores humanos que lleva su nombre y otorga cada año unos galardones presididos por el buen amor y el buen humor (como el recibido hace días por el agitador folklórico Rodrigo Cuevas, anticipándose el Yumper al “Ojo Crítico”, de RNE). El recuerdo de Yumper y su imagen ejercen una extraña y difusa tutela sobre el evento. Hay en este culto espontáneo un eco que viene de muy lejos, antes de que el llamado rey de la creación se hiciera dictador sobre la vida y se volviera odioso. Quizás el animalismo peregrine un día a la tumba de Yumper.

Compartir el artículo

stats