Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Camino Portugués de la Costa

Cualquier persona que esté un poco documentada sobre los Caminos portugueses a Compostela sabe que existen tres troncales o principales que son el camino de Tras Os Montes, que sale de Portugal por Chaves y entra por Verín, el Central, que sale de Valença y entra por Tui y el de la Costa, que sale por Caminha y entra por A Guarda.

El catedrático Baquero Moreno, la máxima autoridad en Portugal sobre temas Jacobeos, en sus numerosos trabajos y, sobre todo, en sus planos, describe con toda exactitud el recorrido de los tres caminos troncales. De igual forma, Ernesto Iglesias Almeida, en su publicación “Caminos portugueses a Santiago en la Diócesis de Tuy-Vigo”, editada por los Amigos de los Pazos, detalla, en todo su recorrido, el Camino Portugués de la Costa.

La publicación de Ernesto Iglesias Almeida es muy interesante, ya que prueba sus afirmaciones de forma indubitada con la documentación existente en los archivos del Obispado de Tuy-Vigo. Así, demuestra que en 1540 el Obispo de Tuy mantenía la barca “do Corpo Santo” que se utilizaba para trasladar a los peregrinos de Caminha a A Guarda, y con el mismo archivo acredita que en Vigo había dos hospitales de pobres y peregrinos, el del Espirito Santo y el de La Magdalena, si bien los dos se refundieron posteriormente en el de La Magdalena. Ese mismo autor, investigando en ese mismo archivo, atestigua que entre los años 1724 y 1746 el hospital de La Magdalena atendió a más de 150 peregrinos enfermos, detallando sus nombres, apellidos, lugar de procedencia, enfermedad y tiempo que permanecieron en el hospital, apareciendo en él personas de nacionalidad portuguesa, española, francesa, italiana, flamenca e irlandesa, con lo que se puede deducir que si ese era el número de peregrinos enfermos que pasaron, serían miles los sanos que llegaron a Vigo por el camino de la Costa.

Desde 1540 el Camino de la Costa está ya organizado. Discurría por un Camino Real, tenía infraestructuras de atención al peregrino, como el hospital de pobres y peregrinos de A Guarda, que se encontraba junto a la Torre del reloj, el Monasterio de Oia, el hospital de Baiona, del que aún se conserva el edificio, y los de Vigo, más arriba citados y, como en toda ruta de peregrinación, se fomentaba la devoción al apóstol Santiago, especialmente en Baiona y en Vigo, donde hay dos parroquias dedicadas al Apóstol como son la de Santiago de Bembrive, iglesia románica, lo que indica la antigüedad del culto, y la de Santiago de Vigo, con su conocida imagen de Santiago sedente. En definitiva, el Camino de la Costa es un Camino Histórico por el que regresó desde Santiago a Lisboa Nicola Albani, que se detuvo en Vigo y escribió un detallado informe sobre la belleza de la ría, los alimentos y sus habitantes, de igual forma que Santo Tomas Becket que, según Hipólito de Saa, peregrinó a Compostela desde Santa María de Oia por este camino.

Pero además de ser un Camino Histórico, goza hoy de una gran vitalidad. Hace unos meses la Xunta de Galicia, dentro de la labor que está realizando de promoción del camino Portugués de la Costa, inauguró en Vigo un albergue público, el mayor y más moderno construido por la Xunta y que lleva mi nombre, recuperando así el tradicional apoyo institucional que en nuestra ciudad se prestaba a los peregrinos. Desde esa fecha, y en tan solo tres meses, este albergue ha recibido a más de 1500 peregrinos de 30 nacionalidades, entre las que figuran, además las tradicionales, España, Portugal, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra o Bélgica, otras, como Rusia, Ucrania, Costa de Marfil, Armenia o Guinea.

Con todo lo expuesto, no es arriesgado afirmar que el Camino de la Costa pronto será uno de los más transitados hacia Compostela.

Compartir el artículo

stats