Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés.

Al Azar

Matías Vallés

Contra Sánchez, es Díaz y mujer

El presidente del Gobierno no ha informado en comparecencias recientes sobre la placidez de su sueño nocturno, pero sus sueños diurnos de que la evasión de Pablo Iglesias pacificaba el Gobierno experimentan un despertar sobresaltado. Si ha recaído en el insomnio que le provocaba Podemos, podrá plantearse por qué el destino le interfiere siempre con mujeres que se apellidan Díaz. Es decir, Susana Díaz, Isabel Díaz Ayuso o Yolanda también Díaz. En este repaso con ligereza a la actualidad, vienen citadas por orden de aparición y de creciente peligrosidad para Pedro Sánchez.

El Gobierno no puede permitirse las divisiones que lastran en la oposición al Partido Popular

decoration

Tezanos deberá emplearse a fondo para contrarrestar el arsenal de encuestas que sitúan al PSOE en el borde de los cien diputados, un recuento que lo expulsaría automáticamente de La Moncloa. Más allá del costumbrismo ideológico que ha empujado a Pablo Casado y a Sánchez a viajar en serie a Valencia para reclamar la misma socialdemocracia, Yolanda Díaz se sitúa con brío en la izquierda auténtica. Eso sí, los encuestados que la han convertido en la dirigente más valorada aprecian antes su autenticidad que su izquierdismo. El presidente del Gobierno sabe que no hay rival más peligrosa que aquella avalada al margen de su ubicación, y que se ha sobrepuesto incluso al bofetón de la degradación inaugural a una vicepresidencia tercera.

El Gobierno no puede permitirse las divisiones que lastran en la oposición al PP, desgarrado entre la obligatoriedad de Casado y la ensoñación del refrescante gamberrismo de la presidenta de Madrid. En efecto, las dos orillas están dirigidas en apariencia por varones debilitados, y quienes apoyan a sus rivales femeninas solo coinciden en suspirar un duelo ente ambas. Todas las conclusiones son prematuras menos una, Sánchez añorará a Iglesias.

Compartir el artículo

stats