Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fue Gracián un escritor inteligente, experto en profundidad, concentración y síntesis. Le he recordado con motivo de la publicación de los Papeles de Pandora, extensa investigación del Consorcio Internacional de Periodistas, que desvela una suma de deportistas, cantantes, políticos, reyes, empresarios y muchísimos de cuantos ricos y ricas en el mundo son, implicados en una red de evasión fiscal internacional así como 29.000 propietarios de compañías offshore. Como es una filtración y no la lista completa, muchos en sus palacios rechinarán los dientes con miedo pero ya han trascendido nombres de renombre.

No es a ellos a quien voy a referirme, aunque darían para morbosas elucubraciones. Lo que me ha llevado a acordarme de Gracián, tan misógino como el excelente Quevedo, –y sin embargo ¡qué grandes genios y que diversión que no cesa leerlos!– ha sido el título de la investigación. Pandora, querido lector, como sin duda sabrá, da nombre a un famoso mito que Gracián recrea en El Criticón, según el cual ella, la primera mujer del mundo, regalo envenenado de Júpiter a Prometeo, llevada de su curiosa ligereza –en palabras del escritor barroco–, abrió la maldita caja en que estaban encerrados los males para el mundo y los liberó. Soberbia, Codicia, Ira, Engaño, Gula, Embriaguez, Inconstancia, Simplicidad, Infidelidad, Barbaridad y Pereza caracterizan como pecados nacionales a los diversos países en que se instalaron mientras Lujuria se extiende por el mundo todo. Vean cómo, tal cual Eva, la mujer malvada por preguntona, culpable de los pecados que todos hemos heredado, nombre de mujer tiene esta otra curiosa irremediable.

No sé por qué Pandora Papers se llaman así. Si es por los males que airean o por la curiosidad de los investigadores. Lo que me molesta es la permanencia del icono de mujer fatal –y cotilla– para denominarlos. Y digo yo: para una lista de defraudadores ambiciosos ¿no hubiera sido más adecuado el nombre de algún eterno villano, avariento como Midas o como Alí Babá? ¿Les parecería oportuno tal vez llamarlos Gilito Papers? ¿Por qué no?

Compartir el artículo

stats