Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Por glotones pueden perder la línea

Lo que suceda en la política de Alemania nos concierne a todos, pues hoy es la cabeza del incierto imperio europeo en formación. Con el intento de los dos principales partidos minoritarios (liberales y verdes) de configurar una posición común para elegir al mejor postor entre los mayoritarios corren grave riesgo de extravío, pues un pacto entre ellos limaría las partes más radicales y atractivas de los dos, y además una excesiva acumulación de poder en sus manos los comprometería mucho más en los resultados, ignorando que lo que el elector de un partido minoritario busca en el fondo no es que realice su programa, sino que arranque cosas en el intento y condicione algo al que sea su socio. Pero es difícil resignarse a ser siempre plato de segunda mesa para el que no sabe gozar de una medida insatisfacción, libre de las largas y pesadas digestiones del poder ejercido.

Compartir el artículo

stats