Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Francia somos todos, pero...

Tras el Brexit el único poder nuclear de Europa es la force de frappe de Francia. Pero sin el apoyo de USA Europa sería acosada por Rusia con riesgo de acabar merendada. Sin el gas ruso Europa se moriría literalmente de frío, aunque los rusos podrían acabar muertos de hambre si Rusia no le vende el gas a Europa, y si la invadiera el eje del nuevo imperio bascularía de Moscú a Berlín. Si China no le vende a Occidente sus manufacturas se iría a pique y habría allí una revolución social. Pero sin esas manufacturas Occidente pararía, y si volviera a funcionar todo sería mucho más caro. En medio de ese equilibrio vivimos, aunque haya juegos de cuando en cuando para ajustar las cosas. Por eso Francia somos todos, pero también USA, China y hasta Rusia. Luego está el petróleo árabe y la tecnología de Extremo Oriente, sin los que todo se detendría. Y África, sin la que no viviríamos.

Compartir el artículo

stats