Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abel Losada

La calamidad de Feijóo en Vigo

Cada vez que escucho o leo a miembros de Partido Popular de Vigo hablar de juegos de construcción siempre recuerdo el Plan General de Urbanismo de 2008… aquel que supuso la pérdida de la alcaldía de Vigo al PSOE, por una alianza entre la derecha y los nacionalistas que lo único que pretendía era blindar un plan especulativo que prácticamente hacía desaparecer de la ciudad la vivienda protegida.

Todo el mundo sabe que la imagen de un territorio, de una ciudad, es un bien económico de primer orden. Es verdad que al Partido Popular le importa poco, todos recordamos aquella frase detestable “que caiga España, ya la levantaremos nosotros”, cuando el riesgo de intervención sobre nuestro país era una amenaza real.

Desgraciadamente en Vigo, los cargos del Partido Popular siguen la misma estrategia. Las luces, las largas y las de Navidad, promovidas desde el ayuntamiento por Abel Caballero le han dado a Vigo una proyección mediática que la ciudad no había tenido nunca, le pese a quién le pese, a la derecha, al nacionalismo “compostelano” y a la izquierda rupturista.

Porque esa proyección significa actividad económica, empleo, creación de riqueza, y por supuesto también un aumento de la demanda para los sectores industriales. Que la ciudad de Vigo haya sido elegida como la mejor ciudad de España para vivir es un factor económico importantísimo, aunque el presidente de la Xunta y su gobierno no quieran entenderlo, o sí lo entienden, y lo que no quieren es que la ciudad vuele alto.

Feijóo y su Gobierno han sido y siguen siendo una calamidad para Vigo. Ha sido una calamidad la pérdida del tejido financiero local, que sí que ha resultado ser un elemento de pérdida de competitividad de la industria local. Lamento que un exconselleiro de Industria de su gobierno no sea capaz de reconocerlo.

Ha sido una calamidad el recurso presentado que ha conseguido paralizar el desarrollo de nuestra Área Metropolitana, que sin duda reforzaría el liderazgo del sur de la provincia de Pontevedra y permitiría reforzar nuestra posición privilegiada con Portugal. El Área Metropolitana sería un importante instrumento de fomento de la actividad económica.

Es una calamidad la política industrial de la Xunta ante un sector estratégico como el naval, que está pasando serios problemas de falta de actividad y búsqueda de mercados. La Xunta debería contribuir a la financiación del pasivo del astillero Barreras en la misma medida que lo está haciendo el Gobierno de España, y desarrollar un Plan Estratégico para nuestro naval, similar al configurado alrededor de la industria aeroespacial en el polo de Rozas (Lugo).

Cuando los recursos se reparten arbitrariamente, lo que es una calamidad para unos, es una suerte para otros. La ciudad lamenta que los responsables del PP de Vigo no reclamen para esta ciudad lo que la Xunta reparte de forma arbitraria en otros lugares.

*Secretario General del PSOE de Vigo y Concejal de Cultura y Empleo

Compartir el artículo

stats