Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adriano Marques de Magallanes

El pasado y el presente

En tiempos del COVID-19, la epidemia que inquieta a la humanidad, tiempos de grandes sacudidas y cambios españoles e hispanoamericanos, más que nunca antes estamos llamados a encontrarnos, o si se quiere a reencontrarnos. Y a partir de tres siglos de historia común y dos siglos de historia compartida, en palabras del historiador mexicano Enrique Krauze, descubrir entre ambos la necesaria fuerza que tanto necesitamos.

Por encima de errores históricos, de resentimientos y agravios, constituimos un excepcional agregado de naciones provenientes de los viejos tiempos imperiales. Escribo excepcional porque ni Portugal ni el imperio británico dejaron tras sí una huella tan rica. Basta recordar de las 28 universidades fundadas por franciscanos y jesuitas entre los siglos XVI y XVIII, y la preservación de las lenguas de los pueblos originarios emprendida por esas mismas comunidades. Cierto que hubo desmanes y expoliación, pero ahora se trata de enriquecer el diálogo del entendimiento y acompañarlo de gestos positivos de buena voluntad.

España es deudora en mucho de esa América de virreinatos y capitanías generales. No es un mal momento para que España se acerque de nuevo a esas naciones con el más generoso y justo de cordial empatía y vuelque sobre ellas la máxima solidaridad para enfrentar la pandemia. Hacia allí deben volverse todos los recursos posibles para atenuar los devastadores efectos del COVID-19. Se trata de algo más que saldar una cuenta pendiente.

Compartir el artículo

stats