Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo.

Un millón

Javier Cuervo

El bueno es el hermano

Pau Gasol deja el baloncesto después de años de hazañas y su hermano Marc sigue en las canchas de ese deporte felino que hace chillidos de ratón en el parqué. Que los dos practiquen el mismo deporte los ha convertido en siameses al crecer, no al nacer, en un proceso inverso al natural. En los resultados, no; pero en la fama, los Gasol son inseparables para el público general.

Hay una minoría –seguramente favorable al perdedor– que ante una persona destacada siempre sostiene que tiene un hermano, a quien nadie conoce, que es mejor. Lo expresa con la frase “el bueno es el hermano”, normalmente un futbolista que no pasó de regionales o un cantante de pandilla de bar, frente a un futbolista nacional o un músico profesional. Suele añadir, “pero tuvo mala suerte”.

Siempre habrá quien prefiera a Manuel Machado sobre Antonio o a Francisco por encima de Julio Camba, algo de lo que se libran Joaquín y Serafín Álvarez Quintero a los que sus obras de teatro a cuatro manos volvieron siameses.

No hay excepción en esto de encontrar a un hermano que supere a otro. En el libro de Reed Tucker Marvel vs DC –que cuenta la superheroica competencia entre las dos grandes editoriales de tebeos estadounidenses– hay una anécdota inmejorable.

Mort Weisinger fue editor de Superman y otros personajes de DC durante casi treinta años. Weisinger comparaba a los guionistas con las naranjas: “Los exprimes hasta que no queda jugo cuando te deshaces de ellos”. Sus modales se ajustaban a su pensamiento. Jim Shooter, un guionista de tebeos muy precoz, recuerda cómo eran las revisiones que Weisinger hacía de sus escritos de mediados de los sesenta: “Yo tenía 14 años y aquel tipo importante de Nueva York me telefoneaba [a Pittsburgh] para llamarme imbécil”.

Un infarto acabó con la vida de abusón de Weisinger y en su funeral judío se ofreció a quien quisiera que se levantara y glosara las cualidades del fallecido. Se formó un silencio incómodo que rompió una voz al fondo que dijo: “Su hermano era peor”.

Compartir el artículo

stats