Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso.

Un millón

Luis M. Alonso

La inconsistencia del fútbol

Vivimos en la era de la inconstancia. No es difícil palparlo en ciertos estados anímicos. Veamos el caso de Messi, según la opinión extendida, el futbolista más grande de los últimos tiempos. El astro argentino quería abandonar, tan solo hace un año, a su equipo de toda la vida, y hasta la pasada semana pretendió, al parecer, quedarse rebajándose incluso el sueldo. Cuando eso ya no era posible, el día de su partida, lloró a moco tendido y al siguiente, no habían pasado doce horas, sonreía de oreja a oreja en París, tras fichar por el PSG cobrando una nueva suma millonaria.

Además de la inconsistencia anímica, nos puede también, y de una forma descorazonadora para la autenticidad, el engaño, el simulacro: la escenificación burda de cualquier interés. El nuevo contrato que, en manos de los representantes de Messi y del Barcelona, parecía durante meses materia inabordable por su supuesta complejidad, se resolvió en apenas 48 horas en la Ciudad de la Luz, lo que significa que las conversaciones para llegar a un acuerdo con el PSG estaban muy avanzadas. Probablemente todo empezó a negociarse en el momento en que Messi adquirió su libertad después de permanecer a regañadientes en el club de sus amores. Laporta, que utilizó el reclamo estelar del futbolista para ganar las elecciones, hizo concebir a los socios la esperanza de que seguiría formando parte del club durante cinco o diez años, cuando la entidad, en bancarrota, no podía aspirar a ello, salvo que el futbolista decidiese jugar gratis. Digamos que todos, en mayor y menor medida, fingieron. El resultado es una mentira compartida que hiere los sentimientos de la hinchada. Algo que también podría parecerle a cualquier persona sensata desproporcionado.

El fútbol ha pasado de ser el primer pasatiempo nacional a convertirse en un asunto enrevesado y tramposo a causa de las ambiciones de sus dirigentes y del capricho inasumible de los futbolistas mejor pagados de la élite.

Compartir el artículo

stats