Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso.

sol y sombra

Luis M. Alonso

La España multinivel

¿Qué es la España multinivel? Algunos enunciados rimbombantes, además de ser estúpidos, resultan tóxicos. La España multinivel, si no me equivoco mucho, es la España asimétrica de anteayer contada de una manera distinta para un público aún más pazguato. En ella, el exclusivo hacedor de los fondos europeos repartirá dinero y prebendas, no solo en función de la docilidad, sino también de la relevancia nacionalista periférica. Esa en la que los asturianos o los extremeños carecen del valor de los catalanes o los vascos. El multinivel significa que hay varios niveles y esos los marca Pedro Sánchez de acuerdo con sus conveniencias o el chantaje a que se vea sometido por los socios de su gobernanza. ¿Alguien con dos dedos de frente es capaz de pensar lo contrario?. De hecho la España multinivel arranca con el agravio presupuestario y la extorsión a las autonomías.

La única ventaja de todo esto puede ser que la verdadera opositora Isabel Pérez Ayuso tenga claro cuál es el camino del centroderecha para llegar a la Moncloa. A mí, personalmente, me da exactamente igual que sea ella o cualquier otro que esté convencido de que la manera de guiar a este país por la senda de la cordura y de la solidaridad consista en plantarle cara a esta insoportable imposición de la política que supone reducir a España a un multinivel agraviante para los españoles en función de su variopinta condición regional. Las autonomías, lamentablemente, no han sido café para todos, sino café para algunos y copa para los demás. Un sistema federalista como el que defendía el PSOE en otro tiempo hubiera resultado siempre más justo de haberse equiparado a los grandes federalismos como el alemán, donde los derechos y los deberes de los estados son los mismos para todos sin distinciones. La asimetría, el multinivel, la discriminación, el chantaje, significan exactamente lo contrario. Si no hay multinivel no habrá España, sostiene algún que otro indigente intelectual. Ojo, puede llegar a convertirse en un mantra.

Compartir el artículo

stats