Con todo mi respeto permítanme el derecho al pataleo... Estoy leyendo las nuevas normas,. Si coincide que algún político lee esto por favor necesito preguntarle si están de broma!

En mi restaurante el domingo dentro pueden comer 9 personas. Tenemos que hacer de investigadores pidiendo certificados, metiéndonos en las vidas de los clientes. En la terraza 16 personas, en plena temporada. No sé si cerrar ya, o qué hacer, nos vuelven locos.

Enfrente, en la playa partidos de fútbol sin mascarilla, los chavales (que se les ha permitido ir por la calle sin mascarilla, sin límite de amigos, llegando a casa a la hora que les da la gana!) Eso, que pienso que lo hicieron a propósito... no sé bien por qué, supongo que para que pasase lo que está pasando, contagios masivos... Será para no tener que vacunarlos. No tiene otra explicación.

¡Los chicos no tienen ninguna culpa! Se supone que si se les permite hacer esto es porque los que mandan saben lo que hacen.

Y yo, nosotros, los hosteleros, que vivimos de esto, nos limitan las terrazas con un distanciamiento obligado de metro y medio entre mesas. Ahora 17. Sí diecisiete personas fuera y 9 dentro. Nueve.

Estoy llorando, pero no por la ruina que supone, unida al invierno que fue increíblemente nefasto. Lloro porque no entiendo nada. ¿De verdad no pueden pensar un poco más?

No se dan cuenta que estamos todos trabajando con FFP2, que no se fuma en las terrazas, que casi no se puede ni comer... Joé y lo primero que se les ocurre es hala, a cerrar hostelería... total viven del aire...

Creo que ya está bien de que paguemos el pato siempre los mismos. Siento el desahogo... pero como he dicho al principio, derecho al pataleo...