Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enrique López Veiga

Enrique César López Veiga

Exconselleiro de Pesca

¡Viva honrada la Guardia Civil en Galicia!: no delegar lo indelegable

Confieso que tengo un especial aprecio por la Guardia Civil porque estimo que es una institución ejemplar. Por ello me produjo un profundo malestar la resolución del Parlamento de Galicia por la que se aprobaba la posibilidad de estudiar la transferencia de las competencias en tráfico, lo que podía entenderse como una posibilidad de retirar a la Guardia Civil de las responsabilidades de tráfico en Galicia. Menos mal que finalmente el secretario del Partido Popular, con posterioridad descartó esta posibilidad. Cuando expresé mi profundo malestar a miembros de mi partido, se me dijo que en el pasado se había aprobado una resolución similar. Puede ser, pero entonces en España no estaban los independentistas catalanes tan desmelenados ni existían gobiernos que desasosegasen a una mayoría de los españoles a los que nos repugna que se avengan a negociar no sé qué con partidos que se niegan a actuar y respetar el marco Constitucional.

Sin duda que fue un error la decisión del presidente Aznar de ceder la retirada de la Guardia Civil de Cataluña a favor de los Mossos de Escuadra

decoration

Hoy más que nunca, es necesario reforzar todo aquello que fortalezca la vertebración de España y desde luego, la Guardia Civil lo es. Sin duda que fue un error la decisión del presidente Aznar de ceder la retirada de la Guardia Civil de Cataluña a favor de los Mossos de Escuadra, aunque entonces los independentistas no estaban echados al monte y no había tenido lugar la declaración unilateral de independencia. Pero ya se ve que esto no fue una buena idea que creo que hay que retrotraer con valentía y decisión. El artículo 149(29) de la Constitución Española establece con claridad que la seguridad pública es competencia exclusiva del Estado y aunque el artículo 150 posibilite la delegación de algunas de estas competencias, en mi opinión no se debe de hacer porque ello incide directamente en una debilitación del Estado y un fortalecimiento de nacionalismos fascistoides y envalentonados. Y digo lo de fascistoides porque el apaciguamiento de los independentistas catalanes no es cordialidad: es un grave error. Cuando Hitler, que consideraba a los eslavos como Untermenschen se anexionó Austria, las democracias no hicieron nada. Cuando envalentonado se anexionó los Sudetes tampoco, hasta que esa política de cesiones y de “cordialidad” llevó a un horrible conflicto tras la invasión de Polonia. Se hizo bueno el pronóstico de Churchill que con respecto a la política de apaciguamiento con el tirano dijo: “Habéis elegido entre el deshonor y la guerra y tendréis ambos”.

Los independentistas catalanes dicen que el resto de los españoles somos “mongoles y bestias hediondas” y yo digo que apaciguarles, no los atraerá hacia la Constitución, sino que los envalentonará y morderán la mano que irresponsablemente se les tiende. Al tiempo. Por otra parte, desde el Gobierno no se dice lo que se quiere negociar, pero se admite que es posible avanzar en el autogobierno. Yo me pregunto: ¿Más delegaciones de las competencias exclusivas del Estado? Pues yo digo que no y que por el contrario hay que revertir situaciones que han sido muy nocivas. Las policías autonómicas han de seguir el modelo de Galicia, mediante el cual la Policía Nacional cede una parte de sus efectivos para las labores propias de una policía autonómica, pero sigue siendo Policía Nacional. Ya se ha visto que los Mossos de Escuadra solo sirvieron para entorpecer la labor de imponer la legalidad del Estado en el proceso del referéndum ilegal y para presentar honores militares a ciertos presidentes que no merecen serlo. La Guardia Civil es todavía menos transferible porque es un cuerpo de policía muy especial. Por esto no deben de proliferar desde Galicia iniciativas como la pasada que pueden derivar en la disminución de competencias de la Benemérita, sino todo lo contrario cuidarla e invertir en sus infraestructuras porque los gallegos nos sentimos mejor con la Guardia Civil cerca. Por todo ello y porque en la Benemérita sirven muchos gallegos deseo que viva honrada en Galicia la Guardia Civil, siempre.

Compartir el artículo

stats