DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto González-Garcés Santiso

Día Mundial de los Océanos

El 8 de junio de cada año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra el Día Mundial de los Océanos. Este año con el lema “El océano: vida y medio de subsistencia”. Nos recuerda la ONU que, además, este año arranca una década de desafío para lograr antes de 2030 el Objetivo 14 del Desarrollo Sostenible: “Conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos”.

Desde Galicia es imposible no sumarse a cualquier iniciativa que intente potenciar y proteger los océanos. El mar nos contorna y todos sabemos su enorme significado positivo para nuestras vidas.

Teniendo en mente el lema “vida y medio de subsistencia”, quizá no sobre mencionar que la vida seguramente nació en el mar. Ya no es poco. Pero actualmente, su contribución a la producción de oxígeno es fundamental para nuestras vidas. Los océanos proporcionan el 50% del oxígeno disponible en la Tierra. El fitoplancton marino produce la mitad del oxígeno que respiramos. No está mal como fuente de vida.

Además, los océanos absorben aproximadamente el 33% de las emisiones globales CO2 y el 80% del calor generado por el creciente aumento de los gases con efecto invernadero. Tampoco está mal su ayuda a contrarrestar los efectos perniciosos de los aumentos artificiales de CO2 y de calor.

Por otro lado, los océanos regulan el clima y es en las grandes masas de agua de los océanos donde se producen los principales eventos climáticos y otros fenómenos que nos afectan. Entre los efectos positivos de estos fenómenos están, por ejemplo, las lluvias, que proporcionan el agua para nuestros bosques, lagos, ríos, pantanos, aguas subterráneas, nieve, hielo y otros, pero también para la agricultura, fuerza energética, etc. Sin olvidar el imprescindible aporte de agua dulce para beber todos nosotros.

"Los océanos proporcionan el 50% del oxígeno disponible en la Tierra"

decoration

Pero, mucho cuidado, también provoca los accidentes climáticos y otros fenómenos naturales que pueden afectar negativamente a regiones pobladas del planeta, especialmente a las poblaciones que viven cerca de las costas. En los últimos años estamos viendo como estos fenómenos naturales son más frecuentes y extremos, y están causando serios problemas en algunas zonas del mundo. El océano, si lo protegemos, los regula. Ayudemos al océano.

Es evidente su aportación como medio de subsistencia. No nos podemos olvidar de la faceta de los océanos y mares como suministradores de alimento. Fundamental en muchos países del mundo. Pesca, marisqueo y acuicultura forman parte de nuestra alimentación, pero también de nuestro entramado económico y social. Pescadores, vendedores, transportistas, transformadores, conserva y congelado entre ellos, comercializadores, pequeño y gran comercio, gastronomía, hostelería, turismo... Todas estas facetas son, además, grandes generadoras de empleo.

Y podríamos hablar también de transporte de mercancías (recuerden que el 90% de las mercancías mundiales pasan en algún momento por el mar), de personas, turismo, deporte, relax, paisaje, cultura y muchas cosas más.

Ya sé que no digo nada nuevo. Todos conocemos estos aspectos, y muchos más, de los mares y océanos. Pero como la ONU nos anima a recordarlas en un día como hoy, creo que no está de más repetirlo.

La ONU nos indica que también es propósito de este día recordar el impacto de los humanos sobre los océanos. Por eso, yo desde aquí, con mi modesta aportación, me gustaría recordarles que todos nosotros, cada uno desde nuestra capacidad y concienciación individual y colectiva, debemos tener conductas que ayuden a la buena conservación y gestión de esta asombrosa fuente de “vida y medios de subsistencia” que son los océanos. Si tenemos unos océanos saludables, tendremos un planeta más saludable.

*Instituto de Estudios Vigueses

Compartir el artículo

stats