DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incendio

El día a día de las empresas está lleno de vicisitudes, de problemas rutinarios, pero también de muchos incidentes súbitos que obligan a los gestores estar en permanente estado de atención para adoptar las decisiones que exige la solución, con el fin de que o bien produzca la máxima productividad posible o que el daño sea el más imperceptible y poder continuar con la gestión cumpliendo los fines de la empresa.

Una de las incidencias más graves a las que se debe enfrentar una empresa, es la desaparición física de sus infraestructuras, necesarias para llevar a cabo la actividad productiva y por tanto lograr obtener los productos y servicios que en definitiva son el objeto principal de su existencia. Una de las formas más comunes de desaparición física de la empresa es la súbita y radical desaparición de las instalaciones de la empresa por un incendio.

No es que sea muy habitual; no obstante, vemos de vez en cuando el efecto devastador del fuego cuando aparece en los medios de comunicación con alto impacto visual y todos podemos observar la verdadera naturaleza de la destrucción.

Hace unos días hemos sido testigos, una vez más de la destrucción de una parte importante de las instalaciones industriales que la exitosa empresa gallega Jealsa tiene en Boiro que se suma otros incidentes similares recientes, como fue el caso de la empresa Fandicosta en Moaña hace unos pocos años.

Jealsa es una empresa familiar, muy representativa del sistema productivo gallego en el sector de la conserva que ha demostrado a lo largo de su trayectoria el éxito sucesivo en su gestión con la capitalización necesaria para que la empresa haya tenido un significativo desarrollo internacional. Sus marcas están en los lineales de los supermercados y son líderes en el mercado.

Las empresas tienen que superar todo tipo de dificultades a las que se ve abocadas en un mundo muy competitivo y complejo. Por que complejo es obtener la materia prima en condiciones de competitividad, es tener procesos sofisticados y seguros de transformación, someterse a la logística y distribución bajo alto grado de presión, crear y sostener empleo de calidad y superar día a día problemas de todo tipo financieros, organizativos, etc. para que un día se presente el incendio y lo destruya todo. Seguro que Jealsa y su gente saldrán adelante porque son campeones.

*Economista

Compartir el artículo

stats