Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Julio Antonio Vaquero

Salvarse todos o no hay salvación

La importancia de llevar las vacunas al Tercer Mundo

Está claro que la solución definitiva (tanto de la crisis sanitaria como la económica y social que ha causado la pandemia) pasa por la vacunación. Pero para que esta vacunación sea realmente efectiva es necesario que llegue a toda la población mundial. La alternativa parece clara: o nos salvamos todos o no hay salvación. Y tal y como se está produciendo el proceso de vacunación no parece que se esté avanzando en esa dirección. El 86% de todas las vacunas ha sido destinado hasta ahora a los países ricos y solo el 0,1% ha ido a parar a los denominados países del Tercer Mundo.

Y el mayor obstáculo para conseguir esa difusión de la vacuna para toda la humanidad está claro que no es sino el que regula en el mundo capitalista el sistema de propiedad intelectual. La propiedad de las patentes de las vacunas es de las empresas farmacéuticas que las producen y existe, pues, el impedimento legal que establece la Organización Mundial del Comercio (OMC) de la producción y comercialización libre de las mismas. Limitaciones que impiden que estas puedan ser llevadas a cabo por los países pobres en función de las necesidades sanitarias de su población.

No es extraño, pues, que Sudáfrica e India hayan reclamado a la OMC permiso para saltarse las normas legales que regulan el control de las patentes y así poder producir las vacunas libremente en sus países. O que 175 líderes mundiales hayan pedido a Biden no solo su apoyo a su petición de liberar la regulación de las patentes para la producción y comercialización libres de las vacunas, sino también que Estados Unidos coordine y dirija una campaña de inversión global en la producción de esas vacunas para abastecer de ellas a toda la población mundial, incluidos los países pobres.

El abuso de las empresas farmacéuticas que las están produciendo y comercializando es evidente. Incluso incumplen sus compromisos con los países que habían contratado su producción y abastecimiento. Aún y a pesar de haber recibido importantes ayudas públicas para producirlas. AstraZeneca parece ser, por ejemplo, que ha recibido el 97% de inversión pública para desarrollar su vacuna.

No se puede esperar, pues, de ningún modo que tales empresas imbuidas del espíritu más rastrero del capitalismo den solución al abastecimiento de vacunas a toda la población mundial aunque solo sea por razones de interés de la supervivencia del propio capitalismo o de la defensa de sus intereses a largo plazo.

Desde luego, ese pretendido plan coordinado de inversión planificada y levantamiento de las leyes restrictivas de las patentes, me da la impresión de que no tiene nada que ver en general con planteamientos éticos humanitarios que no dudo, por otra parte, que hayan estado presentes en algunos de los firmantes de la petición al presidente norteamericano. Y desde luego esta endiablada situación pone de manifiesto un hecho que cada vez se repite con mayor frecuencia en el mundo globalizado que ha traído el capitalismo neoliberal: la falta de instituciones supraestatales de nivel mundial que tengan competencias y capacidad para tomar decisiones sobre problemas de escala mundial.

Compartir el artículo

stats