Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés.

Al Azar

Matías Vallés

Cantó es España dentro de España

Ayuso se dispone a ganar las elecciones desde su célebre constatación de que “Madrid es España dentro de España”. Esta verdad inapelable cubre bajo su manto a la lista electoral completa de la Überpresidenta, incluido el actor nada memorable que le impusieron contra su voluntad.

Toni Cantó es España dentro de España, participa de la ubicuidad que disemina a la capital por toda la superficie nacional. Parece mentira que un juez se atreva a discutir esta evidencia macroespiritual, ofuscado el funcionario por el inverosímil sometimiento de la realidad a un andamiaje tan frágil como la legalidad.

En un par de años, Ayuso gobernará o reinará sobre España entera, según prefiera. Por tanto, su encendido “tratar a Madrid como al resto de comunidades es muy injusto a mi juicio” se inscribirá con letras de oro en todos los rincones de la piel de toro. Y la clave del enunciado es “mi juicio”, la subordinación obligada de los tribunales al veredicto inapelable de la presidenta.

Si “Madrid es de todos”, entonces todos son de Madrid sin necesidad de preguntarles, y mucho menos de censarles. Ergo, ese español de primera llamado Toni Cantó ya era madrileño y por tanto elegible desde su nacimiento. O antes.

Aunque las decisiones encadenadas por el Tribunal Constitucional sobre Cataluña acreditan una próxima corrección del entuerto, se ha intentado privar a un español dentro de España de recibir un sueldo opíparo gracias a esa hiperespañolidad. Por su ejemplar ecumenismo ideológico, Toni Cantó ha de estar autorizado a presentarse simultáneamente por Vox, PP y Ciudadanos, en una apresurada enumeración de los partidos que pronto compondrán su currículum. Y una figura tan valiosa no puede dilapidarse en “el resto de comunidades”.

Solo Madrid hace justicia al actor, que recíprocamente perfecciona a la capital de capitales. Y si el PP dispone de dos caminos para llegar a la meta, siempre elegirá el más tramposo.

Compartir el artículo

stats