Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Sánchez de Dios.

Crónica Política

Javier Sánchez de Dios

Las migajas

A la vista de la información sobre los resultados de la entrevista del presidente Feijóo con el ministro Ábalos, no parece del todo equivocada la broma de un observador que calificó el encuentro como algo parecido al cuadro “La rendición de Breda”. El motivo, cabría añadir, porque la victoria española en aquella ciudad no supuso el fin de la guerra en Flandes, del mismo modo que el acuerdo parcial sobre los peajes de la AP-9, aunque interesante, no alcanza ni de lejos motivo para un entusiasmo como por ejemplo el del secretario del PSdeG-PSOE.

(Su señoría, que tiene derecho a opinar con plena libertad, llegó a calificar ese acuerdo de “revolucionario”, a pesar de que no entra en la cuestión del traspaso de competencias. Sin embargo, y desde el punto de vista de quien escribe, significa poco más que las migajas de un banquete que no mitigan el hambre de quienes ayunan ni alivian su situación real de pobreza. Eso sí: jaleado incluso desde algunos entusiastas oficiales parece indicar un cambio de estrategia del señor Feijóo marcada ahora por “paciencia y diálogo”. Al menos con el peculiar ministro Ábalos.

Es curiosa la coincidencia con la tesis del Gobierno central, sobre todo en un tiempo electoral que enfrenta en Madrid “a cara de perro” a la también presidenta del PP, señora Ayuso, con la política de Moncloa, harta ya doña Isabel de ser la víctima de una coalición que a la hora de la verdad lo único que cumple son las amenazas y no las promesas. Salvo con sus socios y los colaboradores –fijos u ocasionales, que de todo hay– que contribuyen a abrir brechas en el lado contrario. Y suelen abonar las ayudas, bien al contado o en especie.)

Parece obvio –desde la opinión personal, y sin discutir el beneficio que para los circulantes habituales de la AP-9 supone un descenso en el precio del tránsito– que este país merece algo más que lo obtenido. Y ya se verá si se cumple en plazo y cuantía: de aquí a julio pueden pasar muchas cosas en lo que –siguiendo la irónica comparación citada– podría denominarse como “la rendición en Santiago”. No hubo noticia acerca del traspaso de la competencia a la Xunta o el “fleco” de si los puertos gallegos tendrán que esperar para su conexión con el resto del mundo a que el trámite y obras del Corredor Atlántico lleguen a su fin.

Cuanto precede es solo una opinión que podría resumirse en la idea de que en este encuentro Ábalos-Feijóo, don Alberto Núñez ha obtenido para Galicia solo un premio de consolación que, como su propio nombre indica, se otorga a quienes no logran lo que deseaban y/o prometieron. Pues si eso significa un una “victoria”, como cantan los heraldos respectivos, habrán de ir con cuidado los protagonistas, porque no sería el primer caso de llegar, de victoria en victoria como esas, hasta la derrota final. Y, la verdad, Galicia no se merecería en absoluto un desenlace como ese.

¿Verdad…?

Compartir el artículo

stats