Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Cosas de siempre que nos venden como nuevas

Reshoot es la regrabación de un filme para cambiarle el tono, o mejorar su guion, en busca del gusto esperado del público. En realidad esto se ha hecho toda la vida, aunque fuera con técnica rudimentaria. Se llamaban cortes. En mi cole ponían una película la tarde de los domingos, que primero explicaba el padre rector. La película ya había sufrido el reshoot de la censura nacional-católica, que, por ejemplo, no admitía adulterios. El rector tampoco admitía besos de tornillo y desaparecían de pantalla. Los colegiales imaginativos luego reponían en su cabeza lo que faltaba, en un reshoot virtual inverso. Ahora, por ejemplo, la factoría Disney aplica el reshoot a una película producida por la Fox. Nada nuevo en el fondo, pero el empeño por fingir novedad en todo denota lo poco que cambian las cosas. De hecho un individuo construye su propia persona con reshoots sucesivos.

Compartir el artículo

stats