Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Carlos de la Peña

Fortaleza de país

Fortaleza de país

Fortaleza de país

La falta de microchips asiáticos ha puesto en jaque la producción automovilística en Europa, también, claro, a la planta de Stellantia –antes Grupo PSA- en Vigo. En la clásica matriz DAFO que concreta las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la empresa o del sector productivo objeto de estudio, esta escasez de oferta que señala la dependencia de un proveedor clave es, sin duda, una debilidad estructural.

Esta preocupante realidad coincide en el tiempo con los históricos resultados que en 2020 el automóvil en Vigo ha presentado y de los que FARO DE VIGO (25/03/2021) se ha hecho eco. Fabricar uno de cada cuatro coches que se hacen en España y dar empleo directo a 25.000 trabajadores, 40.000 con los indirectos, son cifras que hablan de la importancia de esta industria, de su fortaleza y, por consiguiente, de la relevancia que debamos dar a todo lo que pueda afectar a su buena marcha.

En el campo de las oportunidades, que también las hay, el profesor Lago Peñas (FARO, 21/03/2021) ha escrito sobre la apuesta, calificada como “clave”, que el sector del automóvil en Vigo debe hacer para desarrollar una fábrica de baterías, apoyada con los fondos europeos Next Generation. No estamos solos en esa apuesta. Cataluña dio casi el primer paso con la visita de Felipe VI y Pedro Sánchez a las instalaciones de Seat en Martorell; el gobierno de Extremadura, por su parte, además de contar con los estratégicos yacimientos de litio, ha puesto números a la inversión prevista por ellos: 1.000 millones de euros y 1.300 empleos directos.

El futuro no está escrito y quizá por ello sería imprescindible ordenar el territorio, planificar las inversiones, las infraestructuras públicas y el esfuerzo privado. En este sentido, el Gobierno portugués (FARO, 25/03/2021) representa una notable amenaza dada su aparente agilidad en la toma de decisiones, la priorización de las infraestructuras portuarias y aeroportuarias o la consolidada vocación industrial del norte luso, en el eje Vigo-Oporto, facilitando suelo empresarial en condiciones económicas óptimas.

Los encuentros iniciados entre el presidente Feijóo y los representantes de los grupos de oposición, BNG y PSdeG, eran esperados por deseables y serán imprescindibles en la estrategia de sumar fuerza política para equilibrar la oportunidad del reparto de los distintos fondos europeos. Esta unidad de acción será también, debe serlo, una fortaleza de país.

Compartir el artículo

stats