Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DESDE MI ATALAYA

Manuel Torres

Día de la Liberación

Un año más, nos sale al encuentro este 4 de abril, en el que celebramos el CCXII Aniversario de nuestra Liberación, de la liberación de nuestra villa de la opresión y los abusos del ejército napoleónico, y tenemos que reducir considerablemente el acto, para adaptarnos a las normas “covid”, pero ello no debe ser disculpa, porque los marinenses debemos celebrar este día, el más glorioso de nuestra historia, con todo nuestro entusiasmo y orgullo de que un marinense, Juan Gago de Mendoza, al mando de sus “Alarmas de Morrazo”, fuese el artífice de la Liberación de nuestra villa, sin participación alguna de fuerza o ejército profesional, solamente con los paisanos de la comarca, que voluntariamente quisieron sumarse, para realizar semejante hazaña.

Hecho glorioso y de enorme importancia y que, para nosotros, tiene una singular significación, por lo que tiene de experiencia fecunda, como continuidad de los marinenses que escribieron, a lo largo de los tiempos, con sangre de héroes, tanto por el mar como en bélicas contiendas, dignos, todos ellos, del mayor honor que nuestra indiferencia, y a veces, nuestro olvido. Por ello hace 42 años, levantamos el recio Monolito, para honrar a nuestros héroes, y para que al tiempo sirva de llamada, para que los marinenses recordemos a aquellos otros, que olvidándose de sí mismos, dieron incluso la vida por nuestra libertad.

Así, el monolito construido con una piedra del mar, traída del mismo lugar de Aguete, junto a la casa y el puerto de nuestro héroe Juan Gago, donde reza el lema: ”Libertad, Honor y Gloria”, simboliza el recuerdo perenne al esfuerzo de estos marinenses por conseguir la libertad de nuestra villa. Ahora nosotros, los marinenses todos, tenemos que hacer el honor de recordarlos por tan significativa y decidida hazaña y concederle la gloria de su perpetuo recuerdo. ¡¡Honor y Gloria a los libertadores!!

Por ello, aunque más sencillo, por las medidas sanitarias en vigor, hoy rendiremos el homenaje que se merecen, colocando una corona de laurel a los pies del Monolito, como símbolo de nuestro agradecimiento y respeto por cuanto hicieron, y como ejemplo y recuerdo para todos los marinenses para que no lo dejemos en el olvido, traspasándolo de generación en generación. Eso será el mejor homenaje por su ejemplo, valentía y arrojo.

Compartir el artículo

stats