Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Pueblo pequeño, infierno grande

Al día siguiente de ver el último capítulo de la serie Capitani (Netflix), leo lo que se va sabiendo de la serie no-de-ficción sobre la muerte envenenado del oso Cachou, en el Val d’Arán, en la que por ahora están investigadas personas del Val de toda la vida, con cargos públicos y buena reputación ambiental. De paso, las escuchas telefónicas han sacado a la luz una organización criminal de tráfico de cocaína, con algún antiguo cargo público de la zona por el medio. En Capitani la persona muerta no era un oso, y no transcurre en el Val d’Arán sino en un pueblo de Luxemburgo un tanto metido en sus cosas, donde todos se conocen y todos tapan sus respectivas miserias, pero el asunto de fondo, un rebote lejano de la magistral Twin Peaks y de la vida misma, es muy parecido. Así que mucho ojo con encerrarse tanto en el idilio local, o sea, en la cosa nostra de toda la vida.

Compartir el artículo

stats