Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Seco Seco.

Paso de ver en los hombres una oposición

Estamos alcanzando un alto nivel de estupidez. No encuentro palabra más apropiada para designar lo que veo a diario. Vivimos en una sociedad que todo lo encasilla y de una forma determinante segmenta a unos y otros. Creo, que muchas personas son la hipocresía que niega el espacio a los que no piensan igual que ellos. Dicho de otra manera (sonrío) muchos están a merced de lo sistemático. Y no reconocen otros modelos de vida... Me parece interesante abordar el tema del “encasillamiento”. Convendrán conmigo los lectores que junto al mismo se retrocede más que se avanza.

Todo aquello (opinión subjetiva) que desentiende lo humano y se presenta por géneros no me convence

decoration

¿En algún momento dejaremos de ser la necesidad, que con regularidad, imagina dos estilos de existencia? Ya está bien de pretender dividirnos a los hombres y a las mujeres. Coño, ya está bien. Soy mujer, y a día de hoy, paso de encerrarme en el diagrama del feminismo y ver en el hombre una oposición. Todo aquello (opinión subjetiva) que desentiende lo humano y se presenta por géneros no me convence. En otras épocas hubo un feminismo que se conquistaba con los logros de la mente y la reflexión. A día de hoy (opinión subjetiva) el rasgo más esencial del feminismo es el asco al hombre y sus derivadas. La vida nos obliga a convivir todos juntos, por lo tanto, dejemos de ser la complacencia del histerismo y procuremos no encasillar a nadie. Enfrentarse unos con otros, por ser hombres o mujeres, es no aceptar que junto a muchas tentativas desesperadas, se mueven varios intereses.

Compartir el artículo

stats