Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El meollo

La restauración del Consistorio

Esta vez parece que va en serio la traída y llevada rehabilitación de la histórica Casa Consistorial. Desde luego que los equipos de gobierno de Lores se han tomado su tiempo. Una década larga ha pasado desde aquel “trasladiño” (alcalde dixit) de las dependencias municipales a la noble casona de Michelena 30 levantada por el marqués de Riestra, que en gloria esté. Ahora acaba de iniciarse la cuenta atrás para saldar esa vieja deuda, con la elección del estudio de arquitectura que tendrá a su cargo la redacción del proyecto.

U+A Arquitectos ha sido el equipo elegido por el Concello entre cinco invitados con arreglo a su historial profesional. Sus dos responsables, Jorge de Uña y Gracia Amandi, han trasladado a FARO su satisfacción por la encomienda recibida, al tiempo que han esbozado sus ideas generales sobre la forma de acometer dicho encargo, aunque han reservado los detalles hasta la próxima comparecencia de Anabel Gulias, portavoz del gobierno local.

Accesibilidad e inclusividad fueron las dos exigencias fundamentales de la rehabilitación deseada por Lores y su gobierno. Es decir, el cumplimiento de la normativa de acceso a todas las plantas de la Casa Consistorial, con la instalación de un ascensor como piedra de toque, así como la reorganización de sus espacios interiores, especialmente la primera planta, con el recordado salón de plenos municipales y ceremonias especiales como parte principal. Esas dos demandas parece que están satisfactoriamente resueltas. Ya veremos.

Tal y como estaba previsto, no va a tratarse de una restauración total, sino parcial. Esa precisamente es la parte mala de la buena nueva. Entre otros flecos pendientes va a quedar el semisótano que alberga de mala manera una parte del Archivo Municipal, al que los sucesivos equipos de gobierno de Lores no han sido capaces de encontrarle un acomodo digno y también definitivo. La espera para negociar su instalación en la antigua sede de la Delegación de Hacienda podría eternizarse, a juzgar por las perspectivas actuales.

El Meollo de la cuestión está en adivinar si el equipo de gobierno BNG&PSOE va a ponerle ahora fecha a la rehabilitación completa del edificio diseñado por Alejandro Rodríguez-Sesmero, y saber si esa data va a coincidir en 2023 con el 110 aniversario de su muerte, año en que también finalizará el mandato de la corporación, quizá cuando Lores diga adiós a sus veinticuatro años en la alcaldía, si antes no precipita su salida en favor de un sustituto o sustituta.

Compartir el artículo

stats