Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángeles Marra opinadora

Mujeres y Niñas en la Ciencia: #NoMoreMatildas

La historia está plagada de brillantes mujeres científicas. Desgraciadamente sus nombres y apellidos no figuran hoy en los libros de texto o en los manuales científicos, ya que han sido borradas o silenciadas a lo largo de la historia. Rosalinda Franklin, Inge Lehmann, Katherine Johnson, Liste Meitner o bien Marie Curie son algunas de estas grandes científicas, cuyos méritos y hallazgos se les atribuye a sus maridos o compañeros de investigación. Todas ellas son historias de invisibilidad que muestran que la ciencia no ha tratado demasiado bien a las mujeres.

El proyecto No More Matildas, impulsado por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT), quiere rescatar a las mujeres científicas del olvido y convertirlas en referentes femeninas en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, (las llamadas carreras STEM). Para ello, la campaña ha planteado la pregunta ¿Qué hubiera sucedido si Albert Einstein, Alexander Fleming o Erwin Schrödinger hubiesen nacido mujeres?. Si atendemos a la historia, es posible que sus descubrimientos le fuesen arrebatados por un hombre y su apellido olvidado en los anales de la ciencia. Por ello, el Efecto Matilda quiere dar visibilidad a las mujeres científicas. No sólo por una cuestión de justicia, sino porque es imprescindible para romper estereotipos de género que aún hoy siguen vigentes. Y es que la realidad de los datos es preocupante. En España, sólo el 30% de las mujeres tienen presencia en las carreras STEM. Y en carreras como informática apenas superan el 12% de las matriculadas. La ciencia no puede derivar en un desperdicio de talento. Y los ámbitos STEM necesitan del talento femenino. Este es clave para el progreso futuro de nuestra sociedad.

Esta semana que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia queremos reconocer el papel fundamental que desempeñan las mujeres y las niñas en la comunidad científica y tecnológica, en especial en este momento extraordinario de pandemia. Eliminar las barreras con las que se encuentra las mujeres investigadoras, fomentar las vocaciones científicas y garantizar la participación plena y equitativa de las niñas y jóvenes en la ciencia es un compromiso firme del Gobierno de España. Y un deber para las que creemos que la capacidad y el talento femenino es imprescindible para abordar los enormes retos que nos depara el siglo XXI. No lo desaprovechemos.

*Portavoz Socialista en Transformación Digital en el Congreso de los Diputados

Compartir el artículo

stats