Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿De quién son los inventos?

La vacuna del coronavirus es de todos y ha de ser repartida con equidad en todo el mundo

Los inventos no han nacido por necesidad, como parecería lógico pensar. Ni siquiera por afán dinerario, sino por curiosidad. Antonio Monturiol afirma que “en sentido estricto, innovar no es una necesidad de primer orden, hace siglos que el ser humano tiene sus necesidades básicas cubiertas. Inventar es una potestad humana voluntaria”. Y él sabe de qué habla, además de ser un inventor de pro, su tío tatarabuelo Narcís Monturiol fue el inventor del submarino, y su tío Manuel Jalón fue el inventor de la fregona. Pero no hacía falta meterse debajo del mar para nada, y el suelo se podía fregar de rodillas. Solo que alguien pensó que podían evitarse enfermedades al no arrastrarse por el suelo mojado, y que la recolección de coral sería más cómoda desde un sumergible.

¿De quién es la bombilla, la penicilina o el bolígrafo? Todas estas importantes aportaciones que nos hacen la vida más confortable pertenecen al bien común. Son de todos, ya las pagamos. En su día alguien las ideó, y a cambio de enseñarlas, a través de una patente –patente significa dejar al descubierto–, la sociedad, el Estado, le otorgaron la protección para poder sacarle rendimiento económico. Desde finales del siglo XVIII la industrialización, ávida de innovaciones, propone un trato: quien desvele un secreto útil tendrá el monopolio para poder explotarlo durante un tiempo, transcurrido el cual pasará a ser de dominio público. Por tanto, aunque sigamos reconociendo a Edison como inventor de la bombilla, ya no es suya ni de sus descendientes, sino de quien quiera fabricarla. Que nadie se apene, mientras él tuvo la exclusiva consiguió pingües beneficios y fundó la General Electric. Además había dicho: “Cualquier cosa que no se venda no la quiero inventar”.

Hay quien piensa que si los inventos no se pudiesen proteger, nadie se esforzaría en buscarlos. Aunque eso no es del todo cierto, ya hemos dicho que la curiosidad es la madre del ingenio –según Galileo, la duda–. Además, hay gente que decide compartir sus hallazgos altruistamente. Por otro lado, hay quien opina que si la protección de una invención fuese demasiado duradera, se ralentizaría el progreso y no habría competencia. El periodo de protección actual para las patentes industriales es de 20 años. Pero, curiosamente, los artistas, escritores o músicos gozan del privilegio de protección hasta 70 años después de la muerte del autor. Sin duda una barbaridad y que a menudo secuestra obras del disfrute social.

Ahora bien, no es lo mismo inventar un nuevo tipo de rotulador que pinte en relieve que la vacuna contra la hepatitis B. En el primer caso, 20 o 70 años se antoja indiferente, pero en el segundo somos conscientes de que cada día que se retrasa su aplicación muere gente. Un caso paradigmático al respecto es el del cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje. Lo diseñó Nils Bohlin en 1959 para Volvo, que lo instaló en sus vehículos de serie. Pero dada la importancia vital del hallazgo, la empresa decidió liberar la patente y ofrecerla a la competencia. Se calcula que este sistema salva unas 100.000 vidas anualmente.

La propia ley tiene un apartado titulado Licencia obligatoria de patentes, donde se permite al Estado dejar sin vigor una patente por motivos de bien común, o emergencia. No es que se robe la licencia al creador, se le obliga a compartirla, con condiciones que determine el Estado según la gravedad del asunto.

Y aquí llegamos a la pandemia mundial del COVID, con vacunas cuyo desarrollo ha contado a menudo con dinero público. Sin embargo, se va desvelando el uso estrictamente mercantilista del producto, cual lujoso bien a subastar al mejor postor. De momento, el 14% de la población más rica ya tiene adjudicado el 54% de la producción. Ha llegado el momento de poner por delante los valores de generosidad y de bondad, por encima no ya del mercado sino de la propia justicia. O, en todo caso, aplicarla según su eximente, prevista en su excepcionalidad legal. En esta operación se nos está viendo el plumero a cada país. No hagamos el ridículo. Las vacunas han de ser repartidas con equidad para todo el mundo con urgencia. Son casi como el aire y el agua, representan vida. Las haga quien las haga, ahora son de todos.

*Arquitecto

Compartir el artículo

stats