Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ceferino de Blas.

Magnífica, pero incompleta y a deshora

(En el centenario de Emilia Pardo Bazán)

Magnífica, pero incompleta y a deshora

Magnífica, pero incompleta y a deshora

Magnífica, pero incompleta y a deshora

La televisión gallega ha tenido el acierto de estrenar el año con un macro programa dedicado a Emilia Pardo Bazán de la que este año se cumple el centenario de su fallecimiento.

Consistió en un reportaje sobre las Torres de Meirás, de actualidad por la sentencia contra la familia Franco, que cuando sea firme deberá devolver ese patrimonio al Estado, en el que intervinieron documentados especialistas. Contaron detalles interesantes de las torres, que idearon y construyeron Amalia de la Rúa-Figueroa, condesa viuda de Pardo Bazán y madre de la escritora, y esta, ambas con formación artística. Pero la que concibió la obra y aportó más elementos ornamentales e iconográficos a las torres fue Emilia.

Sin embargo lo más interesante de la sesión fue la película dedicada a Pardo Bazán, “una rebelde”. La película es magnífica, exquisitamente bien interpretada, y a grandes rasgos cuenta la vida de la escritora.

Se centra en aspectos muy cinematográficos, aunque quizá no sean los más significativos de la vida de Pardo Bazán como su acceso al Ateneo de Madrid y a la presidencia de la sección de Literatura, que ocupa muchísimas secuencias, y si fue relevante en su trayectoria no en la dimensión que se le atribuye. También a sus relaciones amorosas con Benito Pérez Galdós, de actualidad por la publicación de las cartas de Emilia al genio canario, que si tiene el atractivo de los enamoramientos extramatrimoniales, duró solo tres años de una vida de setenta. Son divertidas las visitas a una librería coruñesa, cuyos diálogos con el librero permiten conocer el tipo de libros que manejaba la escritora, sus propias obras y, en el plano personal, las contradicciones conceptuales. La producción literaria ha sido esencial en su vida.

A la película la siguió una sesión de cine club, sumamente interesante con explicaciones de expertos en la biografía de la escritora sobre aspectos que había tratado. Aportaron datos que clarificaban sus decisiones, como la separación de facto de su marido, José Figueroa, no tanto por su novela “La Tribuna”, sino por su carácter débil y haber sido indolente en la negociación de su herencia, que perjudicó a Emilia y a sus tres hijos.

En definitiva, un macro programa de la TVG de primera.

Pero es una Pardo Bazán incompleta, porque se obviaron dos territorios, cuyas vivencias no pueden ignorarse: su presencia en Santiago de Compostela donde se cimienta su interés intelectual y académico por su amistad con Linares y Giner de los Ríos, y sobre todo su relación con el Sur de Galicia. Adicta a los balnearios por razones de salud desde que fue a Vichy, Emilia Pardo Bazán acudió todos los años desde 1887 hasta 1920, último verano de su vida, al balneario de Mondariz. Solía pasar un mes aproximadamente en la provincia de Pontevedra. Así comenzó su relación con Vigo muy interesante e intensa a través de la condesa de Priegue, madre de Javier Ozores que fue alcalde de A Coruña durante dos mandatos, pero vecino del pazo de A Pastora de Vigo hasta su muerte, en los años sesenta.

Otro aspecto corregible, que deberá ser subsanado en próximas emisiones de este programa dedicado a Emilia Pardo Bazán es el horario: acabó pasadas las doce y media de la noche, una deshora que ya no soportan muchos espectadores.

Cuando vuelva a emitirse -–deben reponerlo, por supuesto–, habrán de separarse el episodio de las Torres de Meirás y la película y los comentarios de cine club que la siguen.

En cualquier caso, una nota de diez para los promotores del programa. Oportuno por ser el centenario, atractivo por sus contenidos, perfectamente interpretado y magníficamente documentado con participación de los especialistas apropiados. La película merece ser traducida al castellano y emitirse este año en todos los países de habla española. Puede ser un bum y el apoyo para recuperar la personalidad más fascinante de Galicia del último tercio del XIX y principios del pasado siglo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats