Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ceferino de Blas.

La otra novela del tesoro de Rande

Son dos los novelistas de postín, Julio Verne y Gaston Leroux, que se han ocupado de los tesoros de Rande, y con sus obras han situado a Vigo en el escenario de la narrativa mundial. La cuestión de fondo es la batalla entre ingleses y holandeses y españoles y franceses, por los galeones que los transportaban desde América, en 1702. El mayor acontecimiento de la historia de la ría.

El argumento de ambas novelas es la captura de las riquezas de los galeones. Aunque la trama con que se desarrolla es lo que las diferencia.

En “Veinte mil leguas de viaje submarino”, la obra de Julio Verne, publicada en 1869, el capitán Nemo que viaja en el “Nautilus”, envía a sus buzos a los fondos de Rande a recoger los tesoros, con los que financia sus aventuras.

En “La batalla invisible”, la novela de Gaston Leroux, el guión se desarrolla en plena Gran Guerra, y alemanes y francocanadienses se enfrentan bajo la ría, en una batalla invisible, por capturar los tesoros.

Hasta ahora se pensaba que sólo Julio Verne se había ocupado de Vigo, en el fastuoso capítulo de “Veinte mil leguas”, y todos nos dábamos por satisfechos. Había subido a la ciudad al pedestal de la gran literatura.

Después llegó en su yate al puerto en dos ocasiones, en 1878 y 1884, e hizo buenos amigos.

Hasta que la Asociación Hermérico, cuyo objetivo es rescatar el pasado de Vigo, descubrió la existencia de Leroux y de “La batalla invisible”.

La primera sorpresa es que la novela, cuyo argumento se completa con otra precedente, titulada “El capitán Hix”, trata en su totalidad el tema de los tesoros de Rande, y se desarrolla en la ría, por lo que las Cíes, la bahía de Barra, Coia, y otros varios lugares del litoral son por los que se mueven los personajes. Esa novela, que se había publicado en español en los años veinte, había desaparecido de la bibliografía viguesa, que no está precisamente henchida de obras de autores extranjeros.

La segunda sorpresa fue el autor, Gaston Leroux, que había sido uno de los escritores más reconocidos del primer tercio del pasado siglo. Es coetáneo y se le compara a Conan Doyle, el creador del personaje de Sherlock Holmes. Leroux creó un personaje similar, también detective, Rouletabille, cuyas aventuras se recogen en varias de sus novelas.

La tercera sorpresa es que Gaston Leroux fue muy aplaudido en Vigo, en las décadas veinte y treinta, por sus películas. Varias de sus novelas, entre ellas su obra más conocida, “El fantasma de la Opera”, se convirtieron en guiones cinematográficos, que se proyectaron en el Royalty, el Odeon y el Tamberlick.

Vigo está de enhorabuena con este hallazgo de su segunda novela sobre los tesoros de Rande, y debe incorporar a Gaston Leroux a su panteón de vigueses ilustres e incluirlo entre los autores a estudiar por los escolares. Antes de dedicarse a escribir novelas de misterio, fue un gran periodista que se consagró en el diario parisiense “Le Matin”. Precisamente conoció Vigo cuando vino, en 1903, a cubrir una gran noticia: el retorno a Europa del explotador Otto Nordenskjold, que había comandado la expedición de Suecia al Polo Sur. Un acontecimiento de la época.

Su paso por la ciudad fue lo que le inspirará “La batalla invisible”, muy bien reeditada por Agoeiro, y un magnífico libro para leer en estas fechas navideñas.

Compartir el artículo

stats