Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pacto de Toledo: recuperar consensos

Las pensiones no son tema baladí. En el Congreso o en una charla informal, entre escaños o en el banco del parque este asunto ha ocupado horas de discusiones más o menos acaloradas. Y no es para menos. Las pensiones públicas de nuestros mayores son una cuestión de Estado a todos los niveles. Al fin y al cabo, todos esperamos poder llegar a cobrarlas algún día.

Sin duda, el Sistema Público de Pensiones es la columna vertebral del Estado del bienestar y de la solidaridad intergeneracional. Para garantizarlo debemos hacerlo sostenible y para hacerlo sostenible se necesita consenso. Consenso, sostenibilidad, pensiones. La premisa es clara pero la ejecución ardua. El pasado mes de noviembre el Pleno del Congreso aprobó las nuevas recomendaciones del Pacto de Toledo. La trascendencia del informe acordado es enorme. Supone recuperar el necesario consenso de la mayor parte de los grupos políticos para orientar los cambios que deben acometerse para su sostenibilidad, modernización o bien adaptarlo a los nuevos retos futuros como el aumento de jubilaciones, la mayor esperanza de vida, la caída de la natalidad, o bien el envejecimiento de la población, etc. Se logra, así, el cuarto consenso en 25 años de vida del Pacto de Toledo, tras cuatro largos años de negociaciones y trabajos, lo que supone perpetuar las pensiones como uno de los grandes acuerdos de la democracia. ¿Lo ven? Consenso, sostenibilidad, pensiones.

Sin consenso no hay sostenibilidad ni pensiones. El mismo consenso que, en 2013, se rompió con la reforma unilateral de las pensiones del Partido Popular. Realizada al margen del Pacto de Toledo, sin acuerdos ni diálogo social condenó a la pérdida de poder adquisitivo de nuestros mayores y vació el fondo de reserva de la Seguridad Social, poniendo en grave riesgo al propio sistema. Sin duda, la imposición del Índice de Revalorización de las Pensiones en 0,25%, o el establecimiento de un factor de sostenibilidad opaco, fue tremendamente perjudicial para millones de pensionistas.

Derogado el agravio, revitalizar el Pacto de Toledo, con el máximo consenso y dialogo de los grupos políticos e impulsarlo al margen de intereses partidistas es un asunto de enorme trascendencia. Es ya una realidad. Si bien el informe no ejecuta recomendaciones, estas constituyen los cimientos en los que se debe apoyar el Gobierno para las futuras reformas del sistema. Tras diez años sin acuerdos, la relevancia del informe es enorme para dar certidumbre y confianza a los pensionistas de hoy y de mañana. Entre el amplio abanico de cuestiones que propone cabe destacar: la revalorización de las pensiones en base al IPC, el acercamiento de la edad efectiva de jubilación hacia la legal o la equiparación de derechos entre los autónomos y trabajadores del régimen general. Además, esta reforma se encamina a garantizar las pensiones de viudedad y orfandad, las pensiones de los jóvenes, personas con discapacidad y migrantes, y compensar la cotización para terminar con las brechas de género. Medidas necesarias que se basan en la sostenibilidad, pues se busca lograr el reequilibrio financiero del sistema con la reasignación de los gastos impropios y que ya se garantizan en los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

En definitiva, el objetivo principal es preservar, a largo plazo, el modelo público de reparto y solidaridad intergeneracional. Así se garantizan los ingresos de no solo los más de diez millones de pensionistas actuales, si no de los pensionistas futuros. La renovación del Pacto de Toledo traza el camino, y el compromiso del Gobierno es avanzar en esa necesaria dirección. Necesitamos consenso a través del diálogo social con los sindicatos y las patronales mayoritarias, sostenibilidad para afrontar los retos futuros y así garantizar la viabilidad del sistema de pensiones público. Si hay voluntad de diálogo y entendimiento, los acuerdos son posibles. El compromiso del Gobierno es firme y ya está sobre la mesa.

*Diputada socialista en el Congreso de los Diputados y doctora en Economía de la Universidad de Vigo

Compartir el artículo

stats